• Regístrate
Estás leyendo: La riña de las Prioridades
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 15:30 Hoy

...Para leer política

La riña de las Prioridades

Tomás Cano Montúfar

Publicidad
Publicidad

En el primer día de trabajo de un gobernante se enfrenta siempre ante la disyuntiva de elegir entre lo importante y lo urgente. Entre el proyecto y la responsabilidad. Una riña de prioridades. Qué es primero? Salvar una vida en un instante heroico o construir un hospital que salvará miles de vidas.

Postergar lo importante siempre multiplicará las urgencias. Urgencias que, en cascada, roban la calma y consumen recursos para evitarlas en el futuro.

Cada cual lo resuelve a partir de su empaque como ejecutivos. La experiencia opta por delegar lo urgente a riesgo de parecer indolente, mientras que el impetuoso responde inmediato a riesgo de hacerlo siempre.

El conflicto no es tan superficial. Los políticos profesionales previenen a través de la planeación y forman equipos de trabajo eficientes para hacerse de capacidades tales que puedan solventar ambos frentes. Pero aún en una condición ideal, la administración pública es navegar en mares tormentosos siempre y solo conoce su intensidad quien está en la silla de las decisiones.

Gobernar es lidiar de frente con una horda de intereses en sentido opuesto a la marcha. Lo que resiste apoya dice una popular frase entre la grey política de México. Describe la habilidad del político para darle base a sus proyectos a pesar de la constante fricción del ejercicio del poder. Salir del callejón ileso.

Decidir es darle rumbo al poder que transforma y construye a pesar de las heridas, algunas políticamente mortales. Pagar ese costo es servirle a la Nación. Porque la suma de todos esos esfuerzos, que conducen a su vez el esfuerzo de los ciudadanos, se llama desarrollo. De esta forma será cada vez menor el dilema entre ejecutar un proyecto o resolver una crisis.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.