• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y si el Guasón fuera presidente?
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 19:20 Hoy

Trazos del noveno arte

¿Y si el Guasón fuera presidente?

Teodoro Santos

Publicidad
Publicidad

El tena político siempre ha sido una de las principales preocupaciones de todos los habitantes del planeta Tierra, en sus diversas facetas y bajo las leyes de las distintas naciones, pero siempre está presente y ha sido una de las grandes causas de conflicto en la historia de la humanidad y dentro del universo de los súper héroes no se visto descartado.

El caso más famoso y recordado dentro de las viñetas ha sido sin duda cuando el más acérrimo enemigo de Superman, Lex Luthor, fue electo presidente de los Estados Unidos de América; cargo al que no solamente llegó de manera fraudulenta en la elección sino que se convirtió en uno de los presidentes más tiranos que haya tenido el país, aunque haya sido de manera ficticia, sin embargo es una gran forma de explorar la posibilidad de lo que puede suceder cuando una persona errónea llega al poder, sin embargo no es la única personalidad de la villanía que buscó un cargo de elección popular.

En los arcos argumentales de uno de los héroes más populares de DC Comics, hablamos de Batman por supuesto, el Pingüino buscó ser el alcalde de Ciudad Gótica, historia que también tuvo su adaptación en la pantalla grande, sin embargo la posibilidad de que él llegará a estar al frente de la administración de esta ciudad es menos grave que lo ocurrido con Lex Luthor o en el caso menos explotado y analizado de todos, el mismo Guasón, el príncipe payaso del crimen buscó este mismo cargo en alguna ocasión, incluso en una película animada traicionó a Lex Luthor para ser el mismo el beneficiado con el fraude y estar al frente de la opinión pública para ser el presidente de la nación, un panorama bastante jocoso porque al menos así los ciudadanos tendrían la certeza de haber votado por un payaso para dirigir a su país.

Sabemos también que para los habitantes de esta nación, no sería un panorama muy favorable, esto debido a la inherente locura e impredecible actitud que tiene el enemigo del hombre murciélago, pero al final fue la “gente” la que eligió ser gobernada por un payaso, o al menos eso nos hacen pensar en la historia; suena increíble y hasta cierto punto imposible, sobre todo en una realidad y un país que habitamos, México, donde sabemos que eso no pasa, aquí no hay villanos que hagan fraudes electorales, pero imaginemos que el caso del Guasón es real por un momento.

Supongamos por un segundo que el príncipe payaso del crimen dice haberse reformado, que sus actividades de villano han quedado atrás y que no importa ser abanderado por un personaje o partido político de dudable moral y tácticas para ganar una elección, algo así como un instituto que haga alusión a Estados Unidos con sus tres colores, uno que ha tenido antecedentes de mal gobierno e incluso de personajes que hacen quedar a Dos Caras como un novato en lo que se refiere a robos a gran escala; pero él buen Guasón no, él se ha reformado, hizo campañas en todo el país y busca el favor del voto de los ciudadanos; sin embargo hay mañas que no se olvidan y utiliza una versión sintetizada de su gas Guasón para que la gente lo quiera más, algo así como ir a una zona de desastre sólo para pretender estar con los afectados para ganar un favor del voto; pero todo acompañado de su distintivo aroma para ganar la simpatía de los habitantes, algo de lo que carecen los políticos mexicanos; pero esto lo hace ganar, a fin de cuentas es un fraude ante la ciudadanía y una violación al libre albedrío.

Esto sin duda, debe pensar lector, debe ser parado por las autoridades pertinentes, la defensa nacional e incluso la gente de lo nuclear; pero no pasa, el alegre payaso llega al poder y rige con mano de caucho y una baraja de naipes, esta situación se puede revertir gracias a los héroes que usan capa, pero en un mundo real donde carecemos de estos héroes qué podemos hacer lector, simple: opinar, votar, participar, exigir lo que creemos justo; pese a ello muchas veces únicamente esperamos sentados en el sillón a que llegue Superman o Batman para salvarnos de este error que nosotros mismos permitimos, pero debemos recordar que hasta los héroes deben responder a la autoridad del presidente y si el Guasón fuera presidente lo más inesperado puede pasar en un periodo de gobierno, aunque siempre podríamos contar con las risas que nos pudiera dejar ese mandato, risas que incluso provocan la muerte.

Por ello querido lector únicamente quiero dejar estas últimas palabras para que no olvide que el ejercicio de la votación es importante y el verdadero enemigo es la abstinencia, porque únicamente usted puede decidir si quiere ser gobernado por Lex Luthor, El Pingüino o el Guasón; porque hasta en la villanía hay niveles y algunos nos dejarán más lacerados que otros, pero siempre la responsabilidad de elegir recae en los ciudadanos, no esperemos que un héroe con capa venga a salvarnos porque podría no estar del lado que usted cree.

teodoro.santos@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.