• Regístrate
Estás leyendo: El reloj del fin del mundo
Comparte esta noticia

Trazos del noveno arte

El reloj del fin del mundo

Teodoro Santos

Publicidad
Publicidad

Una de las mejores historias del universo de los comics es sin lugar a dudas aquella que surgió de las mentes maestras de Alan Moore y Dave Gibbons, Watchmen (Los Vigilantes); la cual ha sido ya llevada al cine con un gran éxito y los personajes emanados de esa realidad creada por Moore se han retomado en las páginas de DC Comics, no sólo para profundizar más en las historias individuales de cada uno de ellos sino también para proponer algunos giros extraños que involucran a los héroes más conocidos de la editorial, como Superman, Batman, La Mujer Maravilla; así también con los villanos como: Lex Luhtor o el Guasón, y esta historia ha llegado a un clímax interesante con la nueva serie que han dado a la luz denominada Doomsday Clock, El reloj del fin de los tiempos.

Si alguna vez han leído Watchmen o han visto la adaptación al cine, saben de las capacidades del Dr. Manhattan, nombre que hace alusión al Proyecto Manhattan, mediante el cual se desarrollo la bomba nuclear; este personaje capaz de modificar la materia y alterar todo su entorno es lo más cercano a un dios que se ha visto en las viñetas, algo que ni siquiera el dios del trueno de Marvel Comics puede hacer, por lo que lo hace único en el multiverso de las historietas, además de un ser demasiado peligroso.

En el arco argumental de Watchmen, el Dr. Manhattan pierde toda relación e intereses en la vida humana y en el universo que conoce, por lo que decide buscar nuevos espacios para explorar y hasta en su momento jugar a crear vida, una idea ambiciosa y bastante extraña para alguien que al perecer está en un punto de inestabilidad mental, al menos en la película y en las viñetas de la historia de Alan Moore, por lo que ahora en la trama de Doomsday Clock el hecho de que sea buscado para salvar el mundo parece algo increíble y hasta cierto punto imposible, como encuentras a un dios que no quiere ser visto, reconocido y por supuesto que se ha olvidado de ti.

Entonces por qué buscar a un ente tan poderoso que solamente te dará una negativa para ayudarte en tiempos de gran necesidad, es simple, el mundo se ha venido abajo, la muerte está por todos lados, el gran ejército de Rusia está dispuesto a invadir lo que queda de una desmoronada Unión Europea; mientras que por otro lado Corea del Norte y su arsenal nuclear están dispuestos a acabar con Estados Unidos y así conquistar a uno de sus más acérrimos enemigos, sin nada más a donde voltear los pocos que recuerdan el poder de este dios buscan una luz de esperanza, pero acaso podrán encontrarla o es que dios como siempre tiene un plan diferente para la humanidad.

Las páginas de este comic están llenas de una realidad que no parece ser ajena a la que se vive actualmente en el mundo, la presencia de la guerra y la demencia de un dirigente norteamericano han causado estragos en todas las naciones y como suele ser, los únicos que se ven envueltos en estas situaciones es el pueblo, las personas comunes que no pueden hacer más que tratar de sobrevivir a un mundo apocalíptico que la misma humanidad ha generado, siempre con inimaginables consecuencias para los humanos, lo único seguro es que enfrentan la extinción y algo se debe hacer para buscar la solución y nuevamente que haya una vida por la cual pelear, pero la pregunta persiste, ¿acaso dios volteara a vernos mientras gritamos que nos salve? O simplemente desviará la mirada porque merecemos la extinción.

Lo interesante de este primer número que apenas vio la luz el pasado miércoles a nivel mundial, es la inclusión de un personaje de DC comics, uno que también es venerado como un dios, peor por razones diferentes; un personaje en traje azul y rojo que siempre ha volteado hacia la humanidad para salvarnos de lo peor que se ha visto en este mundo: Superman, pero será acaso el plan del Dr. Manhattan delegar la salvación de su universo y su mundo a un extraño, y lo más importante el hombre de acero de Metrópolis podrá lograr una diferencia en un mundo donde el verdadero enemigo es la misma humanidad.

Una premisa interesante y que esperemos que a lo largo de los 12 números que consistirá la serie pueda desarrollar y finalizar de una manera que deje satisfechos a los fanáticos, no solamente de los lectores frecuentes de Superman, sino también de aquellos que aún consideran a los Vigilantes como uno de los mejores comics de la historia, algo que es difícil debido a que Alan Moore decidió dar fin a sus intervenciones en estas historias debido a su idea de mantener siempre el final que él propuso para sus creaciones, caótica y sin sentido; o por un lado podremos ver finalmente al hombre de acero fallar en su intento de ser el salvador de la humanidad, una respuesta que quizá ni el mismo dios, Dr. Manhattan podría responder.

teodoro.santos@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.