• Regístrate
Estás leyendo: Stonewall y el matrimonio igualitario
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 03:44 Hoy

Meza de Redacción

Stonewall y el matrimonio igualitario

Tania Meza Escorza

Publicidad
Publicidad

“Para todos los efectos relevantes, las parejas homosexuales se encuentran en una situación equivalente a las parejas heterosexuales, de tal manera que es injustificada su exclusión del matrimonio”, señaló la Suprema Corte de Justicia de la Nación el pasado 19 de junio en una serie de tesis de jurisprudencia y ordenó a todas las entidades federativas de los Estados Unidos Mexicanos “hacer las adecuaciones pertinentes para que sus normas no sean declaradas inconstitucionales por el máximo tribunal”.

Luego, el 26 de junio la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de América tomó una decisión similar, al determinar que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo viola la constitución de aquel país, y que las uniones no homosexuales serán legales en los 50 estados de la Unión Americana.

Apenas un mes antes, Irlanda se había convertido en el primer país en aprobar el matrimonio no heterosexual por votación popular (lo cual no fue del todo correcto ya que los Derechos Humanos no deben someterse a consulta, sin embargo el pueblo Irlandés dio al mundo una demostración de civilidad y apertura)

Con tales progresos en distintas partes del mundo respecto de matrimonio igualitario, y con las redes sociales pintándose de arcoíris para manifestar la aceptación masiva hacia el avance de la diversidad sexual, el movimiento mundial del “Gay Power” celebró 46 años de existencia.

Para la población Lésbica, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Transvesti e Intersexual (LGBTTTI), los últimos días de junio son emblemáticos.

Era el último fin de semana de junio de 1969, en el Village de Nueva York. Desde hacía varios meses, la policía local cometía agresiones discriminatorias contra las y los clientes asiduos al bar Stonewall Inn. El motivo era que quienes acudían a este popular sitio de la Christopher Street, eran personas con una preferencia homosexual.

Para quienes creen que emplear la palabra “puto” no constituye un acto de homofobia, la historia del Stonewall nos recuerda que, precisamente, las agresiones a su clientela comenzaron con unas simples palabras “que no le hacían daño a nadie”: “Sissy” y “milksop”, los equivalentes en inglés a “puto” o “marica”.

La noche del 27 y la madrugada del 28 de junio, la policía se mostró más agresiva y homofóbica que otras ocasiones. Los integrantes del cuerpo policiaco newyorkino entraron violentamente al Stonewall y, sin motivo alguno, agredieron e intentaron detener a las personas que se encontraban en el bar.

Por primera vez en la historia de esa ciudad, lesbianas, homosexuales, transexuales y transgéneros confrontaron a sus agresores. Hartos de la violencia infundada y conscientes de la superioridad numérica ante la policía, los asistentes al Stonewall se enfrentaron a las autoridades, respondieron a los golpes, se amotinaron en el ahora célebre bar, e iniciaron la resistencia civil que duró tres días en Nueva York y que culminó con la victoria de la comunidad LGBTTTI.

En 1985, el día de la conmemoración de la batalla del Stonwall Inn, fue decretado mundialmente como el día del Orgullo Gay. Desde entonces y hasta la fecha, en la mayoría de los países del orbe el 28 de junio es aprovechado para llamar la atención sobre las inequidades sociales y las agresiones en contra de la diversidad sexual.

Aunque la Suprema Corte de Justicia ha marcado un trascendente paso en la lucha por los derechos de la diversidad sexual, el camino aún es largo para el total respeto a la población LGBTTTI. De acuerdo con información presentada por el Colectivo Letra S, la principal causa de discriminación en México es la preferencia no heterosexual. Esta organización revela que en nuestro país el 71% de los jóvenes no apoyaría los derechos homosexuales y el 66% de los mexicanos no compartiría el techo con una persona homosexual.

Aun así, los Derechos Humanos no sólo son irrenunciables, incuestionables e irreversibles, sino que desde 2011 están garantizados en el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y como determinó la Suprema Corte de Justicia: “Pretender vincular los requisitos del matrimonio a las preferencias sexuales de quienes pueden acceder a la institución matrimonial con la procreación es discriminatorio”.

El día del Orgullo LGBTTTI es una fecha que abre espacios y tiempos para atraer la atención mundial sobre la discriminación hacia quienes piensan y viven distinto de lo socialmente aceptado. Además, es una ocasión para recordar a las víctimas de la intolerancia, impuesta por quienes temen tanto de sí mismos, que descalifican y agraden a quienes sí se atreven a vivir en libertad.

A pesar de que se trata de un día conmemorativo y no celebrativo, la legalización del matrimonio igualitario en México y Estados Unidos, hace que en este 46 aniversario de la batalla de Stonewall haya motivos suficientes no sólo para conmemorar, sino también para celebrar.

http://twitter.com/taniamezcor

www.facebook.com/TaniaMezcor

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.