• Regístrate
Estás leyendo: Cuando las mexicanas votaron por primera vez
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 16:44 Hoy

Meza de Redacción

Cuando las mexicanas votaron por primera vez

Tania Meza Escorza

Publicidad
Publicidad

Aunque el 17 de octubre de 1953 es la fecha en que las mexicanas conseguimos casi a la fuerza que se reconociera nuestro derecho al sufragio, fue hasta el 3 de julio de 1955 cuando las mujeres de este país pudieron votar en una elección.

En las elecciones del 3 de julio de 1955 las mujeres mexicanas acudieron por primera vez a las urnas a emitir su voto. En esa ocasión se elegía a diputados federales para la XLIII Legislatura, ya que en su campaña por la Presidencia de la República, en 1952, Adolfo Ruiz Cortines prometió ante 20 mil mujeres asistentes a un mitin de campaña, la ciudadanía sin restricciones para las mujeres.

El 17 de octubre de 1953, Ruiz Cortines, ya como presidente, promulgó las reformas constitucionales que otorgaron el voto a las mujeres en el ámbito federal y se publicó en el Diario Oficial el nuevo texto del Artículo 34 Constitucional.

Fue así que en el año de 1953 se reconoció el derecho al sufragio femenino gracias a la organización y participación de las mujeres en los foros feministas demandando derechos ciudadanos, pero para llegar a ello se recorrió un largo camino.

De entre las primeras acciones por el sufragismo femenino en México se encuentra la publicación de la primera revista femenina “Violetas del Anáhuac”, fundada y dirigida por Laureana Wright González y escrita solamente por mujeres, que de 1884 a 1887 se planteó la demanda del voto para la mujer y la igualdad de oportunidades con los hombres.

Posteriormente, en 1910, varias asociaciones feministas se unen a Madero, entre ellas el Club Femenil Antireeleccionista “Las Hijas de Cuauhtémoc”, y más adelante, las integrantes del Club protestan por el fraude en las elecciones y demandan la participación política de las mujeres mexicanas. Por esos mismos tiempos, Dolores Jiménez y Muro funda Regeneración y Concordia, organización Pro Derechos de la Mujer.

Con 1916 llega el primer gran evento político feminista de México, el Primer Congreso Feminista de Yucatán (realizado el 13 de enero) impulsado por Consuelo Zavala, Dominga Canto, Adolfina Valencia de Ávila, María Luisa Flota, Beatriz Peniche, Amalia Gómez, Piedad Carrillo Gil, Isolina Pérez Castillo, Elena Osorio, Fidelia González, Candelaria Villanueva, Lucrecia y Adriana Badillo, Rosina Magaña y Consuelo Andrade. Uno de los principales acuerdos a los que se llegó en este Primer Congreso feminista fue demandar que se otorgará el sufragio a las mujeres.

Después, del 20 al 30 de mayo de 1923, la Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres convocó al Primer Congreso Nacional Feminista, que se reunió en la Ciudad de México, con la asistencia de 100 delegadas. Sus principales conclusiones en lo político estuvieron referidas a impulsar la igualdad civil para que la mujer pudiera ser elegible en los cargos administrativos y el decreto de la igualdad política y la representación parlamentaria por parte de agrupaciones sociales.

En ese mismo año, Elvia Carrillo Puerto, Beatriz Peniche de Ponce y Raquel Dzib Cicero se postularon como candidatas a diputadas al Congreso del Estado de Yucatán. Elvia Carrillo Puerto resultó la primera mexicana electa diputada al Congreso Local por el V Distrito, el 18 de noviembre de 1923. Sin embargo, tras desempeñar su cargo por dos años renunció, debido a que constantemente recibía amenazas de muerte.

Sobre las amenazas recibidas por Elvia Carrillo Puerto por participar en política, poco han cambiado las cosas. En este año, la violencia política por género cobró la vida de 18 mujeres relacionadas con el proceso electoral que aún transcurre.

Al respecto, la actual senadora independiente Martha Tagle considera insuficientes los esfuerzos de las autoridades ante el fenómeno de la violencia política contra las mujeres: “No se ha hecho lo suficiente para controlar la violencia política que están viviendo las mujeres en este proceso electoral”, y trajo a cuenta el triple asesinato de la madrugada del pasado 2 de junio en Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Oaxaca, donde la candidata a segunda concejal Pamela Terán Pineda y la jefa del departamento de Comunicación Social de la Secretaría de Asuntos Indígenas, María del Sol Cruz Jarquín, fueron asesinadas.

Por ese motivo, aunque el aniversario de la primera vez que las mexicanas ejercieron el derecho al voto haya coincidido con este proceso electoral, hay muy poco qué celebrar. La violencia política y la violencia política por género no sólo han cobrado las vidas de las mujeres en el presente, sino que desincentivan a que en un futuro las mexicanas decidan ejercer su derecho constitucional de votar y ser votadas.

@taniamezcor
FB: Tania Mezcor

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.