• Regístrate
Estás leyendo: ¡Voto latino... y más!
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 01:22 Hoy

Estado fallido

¡Voto latino... y más!

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Muchos mexicanos y artistas de origen latino estuvieron trabajando sin parar para lo que muchos han considerado “las elecciones más importantes de la historia” en Estados Unidos. Elecciones que, evidentemente, van a afectar tanto a los estadunidenses como al resto del mundo.

Salma Hayek, Eugenio Derbez, Thalía,  Los tres amigos (Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu), la misma Eva Longoria (cuya familia lleva tanto tiempo en Texas que no cruzó la frontera, sino que la frontera los cruzó a ellos cuando aún era México) y tantos más, saben que buscar un balance entre los partidos políticos en las cámaras podrían al menos detener a Donald Trump en sus peores momentos e intenciones.

También saben, porque esto quedó clarísimo en las elecciones presidenciales, que si todo mundo sale a votar el resultado hubiera y sería completamente otro. Pero ya dos años después se necesita todo el celebrity power posible para hacer ruido y quienes tienen derecho a tomar estas decisiones lo hagan por el resto del mundo. Porque no nos dejemos engañar, esto nos afecta a todos. Y aunque sigue siendo la parodia de un reality show, aquí las consecuencias pueden ser letales.

Así es como los grupos que han sido de alguna manera u otra marginados por las palabras y hechos del actual presidente se han puesto en acción como nunca para estos midterms. Y habiendo pasado los últimos días en las calles de Nueva York, vi a ambos lados de la moneda de una forma impresionante. Entre bebés horribles de plástico de Donald Trump montados sobre Ellis Island, mientras una mujer con acento de algún lugar de África gritaba consignas, hasta conservadores de varias religiones insultándolos desde el otro lado, estas elecciones son tan show como lo fueron las del 2016, excepto que en esta ocasión el voto popular debe estar en los Estados clave.

Porque si no consiguen una mayoría (y claro, cuando lean esto ya sabremos qué pasó en la mayoría de los casos) la posibilidad de detener a este hombre es imposible. Sí, muchos buscan que este personaje anaranjado no tenga permiso de hacer lo que se le dé la gana con quien no se parezca a él (o a como él cree que se ve). Y la gente va a seguir votando por su propia economía antes que nada.  Y si los convencen, por ejemplo, de que una caravana de refugiados que buscan subsistir aun en el sur de nuestro país son un riesgo, también por su “seguridad” es ridículo. Alguien tiene que decir algo. Y por más molesto que les resulte a muchos, la fama es una herramienta extraordinariamente poderosa en esta presidencia en particular. Usarla de manera descarada y cambiar el juego es lo que llevó a este señor a estar donde está.

 Así que yo aplaudo a los nuestros que entienden que sí odiamos el concepto del muro, debemos entender que las fronteras son un invento del ser humano, muchas veces necesario, que podemos respetar, sin volverlas sinónimos de odio y paranoia. Por mucho de eso fue el voto de ayer, haya salido como haya salido.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.