• Regístrate
Estás leyendo: Tom Hanks se ríe de Tom Hanks
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 17:31 Hoy

Estado fallido

Tom Hanks se ríe de Tom Hanks

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Después de tantos roles entrañables y tantas expectativas por parte del mundo (tras ser el primer actor en ganar el Oscar dos veces seguidas), a Tom Hanks no le queda mucho que probar. Ni a él mismo ni al mundo entero. Sin embargo, este actor que le cae bien a la mayoría de la gente (y con buen motivo) seguramente sorprendería a más de uno con su humor negro y, su auténtica y constante autocrítica.

Estuvimos con él en Los Ángeles (momentos antes de que el mundo entero se tornara hacia Juan Gabriel) para platicar sobre la cinta Sully que trata de los eventos que impactaron al mundo cuando el 15 de enero de 2009 el capitán Chesley Sullenberger logró salvar la vida de 155 personas a bordo de su nave al descender en el río Hudson después de que los motores fueron destruidos por una parvada de aves. Tom Hanks interpreta al capitán, y cuando le preguntamos acerca de sus propias experiencias cercanas a la muerte, esta fue su muy divertida respuesta.

“Yo soy un sacón. No he hecho nada que sea una experiencia cercana a la muerte. Una vez tuve que nadar en mar abierto para la película Náufrago, ‘uuuy, ahhh’, ¡para nada! Nunca he experimentada nada que sea remotamente parecido a esto. En la prepa una vez casi me estrello contra la parte trasera de un camión con mi moto, pero hasta ahí llegó”.

Después de unos momentos de carcajada puso una cara muy seria, por lo cual pensamos que aventaría una gran reflexión. Y no nos equivocamos:

“Creo que hay cuatro roles para cada uno de nosotros en la vida. Puedes ser o héroe, villano, cobarde o el que simplemente estaba ahí. Yo soy el que simplemente está ahí”.

Muy chistoso oírlo de su boca, pero difícil de creer. Sobre todo después de que vean su actuación en esta cinta que en México llegará hasta diciembre. Bendita sea la temporada de películas buenas que se avecina.

Otro acoso telefónico

Yo no sé ustedes, pero me ofende que Facebook trate de convencerme que darles mi teléfono es por mi propio bien. Están actuando como un borracho de antro que no te deja en paz a las tres de la mañana o un vendedor de tiempos compartidos que te dice absolutamente todo con tal de que le compres lo que quiere. En este caso, como hace años compraron WhatsApp, sienten que lo menos que podemos hacer es decirles hasta cuantas veces al día vamos al baño, pero se conformarán (ajá) con nuestro teléfono. Aunque podemos elegir no aceptar la opción de compartir el teléfono con la compañía de Mark Zuckerberg en términos y condiciones está bastante escondido. Además ¿cómo resistir tan tentadora propuesta de darles nuestros dígitos para que nos pongan en contacto con los anunciantes que más queremos tener cerca? Perdón, pero estos días que apenas me sé el teléfono de mi propia madre (los demás están en la agenda) no quiero que los anunciantes sepan el mío. Yo decido dónde y qué comprar. Acoso total.

¿En serio?

¿Ya nos arrestaron a Chris Brown otra vez? Ya se había tardado ¿no?

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.