• Regístrate
Estás leyendo: Superando a Harry Potter
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 12:56 Hoy

Estado fallido

Superando a Harry Potter

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Desde que supe que el libro The Lifespan of a Fact se iba a montar como obra de teatro en Broadway admito que sentí mucha emoción, porque la manera en la que este texto deconstruye otro (un ensayo que se publicó hace años y la discusión derivada entre la verdad literal y la posibilidad de maquillar algunos hechos para causar un impacto mayor) me parece brillante.

En el elenco están el brillante Bobby Cannavele (Boardwalk Empire, Vynil) la estupenda y nunca ponderada cual merece Cherry Jones (presidente Allison Taylor en la serie 24) y un joven llamado Daniel Radcliffe. Creo que de él todos han escuchado. Y eso era precisamente lo que me preocupaba cuando entré al teatro, mientras agradecía, que a ocho calles de distancia se presenta la puesta en escena de Harry Potter (que no tengo el menor deseo de ver, aunque tendré que hacerlo). Lo agradecía porque no hay nada peor para alguien que quiere ver una gran obra de teatro que ser distraída por gritos de adolescentes y los deplorables insensibles que sacan su teléfono para tener fotos del “famoso” sobre el escenario. Les aseguro algo, para ellos es todavía peor que para el público.

Particularmente en un caso como el de Daniel Radcliffe, quien de manera seria y brillante se ha dedicado a mejorar y mejorar sus tablas teatrales en lugar de buscar ser el siguiente gran un superhéroe que haga que solo recorremos que Potter quedó atrás en su vida. Este chico es un verdadero histrión y lleva ya años dejando el alma en el escenario. En su bio del programa de mano menciona las obras en las que ha estado, Equss, Cómo triunfar en los negocios sin realmente intentarlo (un musical), Privacidad (sí, la de Diego Luna y Luis Gerardo Méndez), entre otras.

Vaya, las decisiones artísticas y escénicas de Daniel han sido inspiradas, complicadas e inspiradoras.

No cualquiera pasa de ídolo de las masas jóvenes a actor respetado y debo decir que después de verlo en el escenario durante muchos años, nunca ha estado mejor que ahora. Es el perfecto becario obsesivo que no puede permitir que un hecho pase sin ser confirmado aunque tenga que discutir con la directora del periódico y peor aún, con el apasionado escritor que prefiere crear un impacto de imagen con palabras, que quedarse solo en los hechos.

Uno podría ser perdonado por pensar que esta obra fue escrita después de que la vocera del régimen del actual presidente de EU inventó el término “hechos alternativos”, pero no, el libro es de 2012 y la batalla constante.

Es una gran puesta en escena que veo funcionando de maravilla en México. Y sí, se me ocurren varios actores que, sin gozar de la fama de Harry Potter, podrían dar ese gran brinco, porque tienen mucho más que decir que “soy famoso por un solo personaje”. Después de ver a Daniel sobre los escenarios, me siento casi como tía orgullosa de ver que lo está logrando. Que las fans de Harry Potter corran a la calle 43 y vean dos días seguidos esa historia. Para quien les escribe, esta experiencia de ver Lifespan of a Fact fue mágica.

susana.moscatel@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.