• Regístrate
Estás leyendo: Soledad y Año Nuevo
Comparte esta noticia

Estado fallido

Soledad y Año Nuevo

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Siempre se nos acusa de ser algún tipo de grinch a los que no queremos participar de manera activa en la festividad que el mundo entero está celebrando, y muchos incluso hemos aprendido a usar ese intento de descalificación como una banda de honor. Creo que muchos estamos en sintonía con lo que Shakespeare ya sabía, que las expectativas suelen ser el origen de toda decepción, y vaya que estos días vienen con una carga brutal del síndrome “Tengo que ser feliz o soy un fracasado”.

Añadamos a eso una fecha aleatoria, como lo explica claramente en Twitter el astrofísico Neil deGrasse Tyson, quien reconoce la festividad recurrente basada en el calendario gregoriano pero que, asegura, no tiene carga científica —pensemos en las estrellas— en absoluto. En fin, el caso es que cuando sale el Grinch interno de tantos de nosotros, muchos nos dicen que “cualquier pretexto para pasarla bien se vale” o “es un buen corte de caja”. Bien por los que pueden. Siempre hay que encontrar motivos para estar bien, aunque vengan de los cuentos de hadas.

Pero para los que dependemos un poco más de lo que está pasando en nuestras vidas, emociones y situaciones para sentirnos con la capacidad de, realmente y desde nuestros adentros, celebrar, hay algo que me encantó en la transmisión anual de CNN desde Times Square, donde el periodista Anderson Cooper hizo esta reflexión.

“Cuando era niño vi este show, la bienvenida al Año Nuevo con Dick Clark, y mi papá murió el 5 de enero siguiente. Recuerdo ver esto con mucho temor y tristeza, porque sabía que algo malo iba a pasar. Sé que hay mucha gente que nos ve en Año Nuevo y se pone triste, ya sea porque se siente abatida tristes o porque no está dónde quiere estar en la vida. Y creo que es importante decirles que somos muchos los que nos sentimos así. Aquí estamos y los vemos. No están solos”.

Es verdad, uno nunca se siente más solo que cuando está entre multitudes. Y estos tiempos en particular, mucho de lo que vivimos nos hace sentir de esa manera ¿No lo creen? El mensaje de “No estás solo” quizás suene trillado, pero es tan importante de escuchar. Sobre todo cuando en las redes sociales pareciera que todo mundo es absolutamente feliz y perfecto, y nadie te invitó a ninguna fiesta en particular (aunque estés físicamente ahí). Incluso es posible que ni siquiera te des cuenta de que quizás tu te ves tan acompañado, enfiestado y feliz como todos ellos.

En fin, es una reflexión que no me puedo quitar de la cabeza, sobre todo ahora que tantas producciones mexicanas —como la de Tv Azteca— han decidido darle la bienvenida al año con esta tradición tan estadunidense de Times Square. Está bien. Comercialmente, es brillante. ¿Humanamente? Tal vez empezar por preguntarse la razón por la que tantos millones sienten la necesidad de estar acompañados por la tele en estos momentos. Y si se logra que alguien se sienta un poco más acompañado, como lo hizo Cooper al abrir su corazón de esa manera, creo que es un gran inicio para cualquier año. Grinch o no.


susana.moscatel@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.