• Regístrate
Estás leyendo: Se trata del poder: 'House of Cards'
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 14:43 Hoy

Estado fallido

Se trata del poder: 'House of Cards'

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Los que somos fans enfermos de House of Cards no podemos esperar a que termine el mes para ver qué demonios hacen Francis y Claire Underwood respecto a las elecciones por las que están peleando. Quienes han seguido la serie saben (y si no quieren saber no lean lo que viene a continuación) que van como pareja presidencial por la grande, y que nada sería posible sin la absoluta lealtad del personaje de Doug Stamper, interpretado por el siempre encantador e ilustrado Michael Kelly.

Hemos hablado con él desde la primera temporada y resulta que, por más que la serie de intriga política no se inspira en la realidad de lo que pasa en su país, coincide con nosotros respecto a que las reglas, que hasta Frank Underwood tendría que seguir, ya no aplican.

“Definitivamente ya no son esas las reglas. O cosas que hubieran impedido por completo que llegaras a la Casa Blanca, obviamente ya no existen. Ya no tienes que mostrar tus declaraciones de impuestos. No que tuvieras que hacerlo, pero lo hacían. O tener experiencia política. O experiencia militar ¡O cualquier tipo de experiencia en ese mundo!”

La temporada cinco se escribió antes de las elecciones y fue grabado en paralelo a ellas. Lo cual generó una serie de situaciones más que difíciles para los creativos del show.

“El verdadero problema de los escritores es lograr escribir algo y que luego no ocurra en la vida real antes de que salgamos con la siguiente temporada. Para que luego grabamos, pero ustedes no lo han visto y decimos ´¡no, no!´. Porque no tomamos las cosas de lo que pasa en la vida real. Cada año pasa algo nuevo. Pero este año en particular ha sido muy difícil. Es diferente ahora. Es un panorama político completamente distinto en nuestro país, así que ha sido muy interesante hacer este show en particular durante estos tiempos tan conflictivos en nuestro país”.

Pero ya sean asesinatos, juegos de los partidos políticos o simplemente lo peor de la naturaleza humana, las historias de esta serie de Netflix van mucho más allá de la actualidad (por más inaudita que parezca) o del país donde se este viendo el programa. A Michael Kelly le queda muy claro el porqué.

“Nuestro show se trata de poder, así que no importa cuál sea tu panorama político, te puedes identificar con las cosas que pasan. No solo desde el punto de vista político sino del poder. Así que es algo con lo que cualquiera nos podemos enganchar, sea cual sea la estructura política que vivas en tu propio país”.

Finalmente, comparto con él mi reflexión favorita de toda la entrevista. Aunque hay que verdaderamente estar en las grandes ligas mundiales para lograr que se cumpliera un deseo como el que me confesó el sonriente actor. “Quisiera tener un Doug (su personaje). Lograría muchas más cosas en la vida. Es lo máximo, es el tipo que quieres de tu lado pase lo que pase”. Ay. Yo también quiero uno.

¿En serio?

¿Con el arranque oficial del festival de Cannes se da el banderazo oficial de la guerra de las exhibidoras y los estudios tradicionales vs. Netflix?

twitter:@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.