• Regístrate
Estás leyendo: Reconquistando la telenovela
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 20:04 Hoy

Estado fallido

Reconquistando la telenovela

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Eva Longoria interpreta a la más grande estrella de telenovelas en Estados Unidos en su nueva serie propiamente llamada Telenovela. ¿El problema? El personaje no habla español. ¿Suena familiar? Selena, J.Lo y tantas más que son estrellas que nacieron ya en Estados Unidos y que, simplemente, consideran que "latino" es la identidad que portan (o portaban). Lo hacen con orgullo, pero sin el idioma y sin una claridad particular cuando se trata de diferenciar a un venezolano de un argentino, por ejemplo.

Todo esto sirve de maravilla para el mercado creciente más importante de Estados Unidos. Y también es una gran herramienta cuando hay que unirnos ante peligrosos personajes como Donald Trump. Pero lo más curioso de esta cultura "latina" es la versión de "telenovelas" que se están produciendo para un mercado con una vaga nostalgia por algo que quizás ya no les tocó ver de forma directa en televisión, pero que es casi como parte de su ADN.

Por eso Telenovela suena como una muy buena idea. Porque la misma Eva lo vivió cuando brincó a la fama. De pronto se encontró siendo una gran representante (y activista), y a aprender el idioma se ha dicho. Con amigos como Alejandro Fernández o Jaime Camil seguro el reto fue más divertido que para la mayoría. Pero ahí está.

Las telenovelas han cambiado mucho en otros países y, aunque en México seguimos con el tema de la "indita que conquista la alta sociedad", sin duda la influencia de ello está aquí. El problema, he descubierto después de hablar con varios productores, es que casi nunca se aprueba una nueva historia. Televisa compra casi todo lo que puede de Latinoamérica y de países europeos y ahí le pone la opción a los realizadores de hacer una versión nuestra. Es por eso que los últimos grandes éxitos tomados por la comunidad "latina" de Estados Unidos no vienen de México, sino de Colombia o Venezuela. Ahí tienen a Ugly Betty y ahora a la divertidísima Jane the Virgin, basada en una telenovela venozolana de 2002.

¿La diferencia? Como aclara bien Jaime Camil, tiempo y presupuesto. Algunos de los actores son los mismos. Y a mí siempre me ha divertido el trabajo de Jaime. Pero gozo como pocas cosas verlo interpretar al "galán de telenovela" Rogelio de la Vega, en Jane. Es una delirante sátira de cómo seguimos, en nuestra mayoría, haciendo estos melodramas en México. Pero que no quede duda, es una sátira amorosa. Y a partir de este jueves ya la podremos ver en el canal Lifetime. ¿Cuánto creen que tarden las televisoras en hacer una versión nacional, ahora que saben el tamaño de éxito que puede ser?

Les platicaba el otro día de un compañero australiano que se sabe de memoria Cuna de lobos y El maleficio. Me pregunta seguido: ¿por qué ya no hacen cosas así? Y aún más importante (para él): ¿qué carajos están esperando los "latinos gringos" para recrear a Catalina Creel? No lo sé, pero vaya que superar el impacto de una María Rubio o de un Ernesto Alonso en inglés... me sabe imposible.

¡Que alguien me explique!

¿Alguien no sabe ya que el "Chikungunya es malo"? ¿Y que el reguetón es su peor enemigo?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.