• Regístrate
Estás leyendo: Pobres comediantes
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 11:13 Hoy

Estado fallido

Pobres comediantes

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

A veces estar en las redes sociales es como cuando estás parado en el filo de un altísimo edificio y te imaginas saltando. No porque tengas deseos suicidas, simplemente es un pensamiento que inevitablemente pasa por tu mente. Sin tomar en cuenta que habría consecuencias. Solo es el deseo de libremente salir volando sin restricciones.

Sé que así se sienten muchos de los comediantes hoy. En todo el mundo. Y no solo en Twitter. Es la muerte de la improvisación, porque absolutamente nada será perdonado. Y para hacer buena comedia, hay que poder equivocarte. Es imposible que todos los chistes sean de buen gusto y no ofendan a quien no debe

Ahora sí está ruda la cosa, porque el asunto se ha generalizado. Los comediantes que se pasen de la raya serán destruidos. Claro, a veces es casi imposible saber dónde está “la raya”, ya que esta se mueve cada día con las sensibilidades de la gente. En nuestro país, por ejemplo, hacer un chiste de AMLO, tenga la intención que tenga, solo será recibido con agresiones. Mientras que hacer un chiste sobre otros candidatos será más que aplaudido: como les digo, la sensibilidad de la gente.

¿No me creen? Pregúntenle a los moneros, quienes esta semana tuvieron su propio tema con esta materia. Pero la histeria ya es colectiva y global. Y sí, mientras que hay chistes que solo buscan la risa fácil (como todos los de Luisito Rey, y lo logran) hay otros que sí dejan ver los verdaderos sentimientos detrás de quien los narró.

Dos casos en Estados Unidos esta semana: El de Roseanne (del que ya escribimos mucho y ella acabó culpando a las drogas, no a la comedia) y ahora el de Samantha Bee, quien hablando de un tema muy importante, el de la separación de los hijos de los migrantes en la frontera, utilizó la palabra más altisonante posible para referirse a una mujer: Ivanka Trump. Ivanka tuvo el terrible tino y mal gusto de subir una foto donde veía con amor a su bebé mientras la nota de lo que su padre hacia con otros niños reventaba. ¿Qué es peor? ¿Insultar a la mujer o la insensibilidad al respecto?

Claro, Samantha ofreció disculpas. En efecto habló de esa línea y de cómo la había cruzado. Pero muchos, como la actriz la defendieron. La palabra en cuestión es “cunt” y se refiere en forma derogatoria a la mujer y a la vagina. Sally Field participó mucho tiempo en Monólogos de la vagina, donde uno de los textos más resaltados siempre fue Reclaiming the Cunt (reconquistando al coño). La idea es tomar la palabra con la que nos insultan y renconquistarla. Hacerla nuestra para que no nos puedan herir con ella.

Estoy casi segura que eso estaba pensando cuando dijo que Samantha no le había hecho justicia a la palabra, porque esta habla de fuerza y belleza.

¿Pero ven cómo está el nivel de discusión? Aquí. Allá. ¿Quién está marcando esa línea? Porque en cualquier momento, con un error o mal chiste, cualquiera puede acabar saltando hasta su muerte desde ese edificio.

@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.