• Regístrate
Estás leyendo: Patriotismo y malinchismo
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 23:11 Hoy

Estado fallido

Patriotismo y malinchismo

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Han sido días muy interesantes por dos sucesos en el mundo del entretenimiento. Una fue el lanzamiento de Blim y el otro el triunfo de los mexicanos, nuevamente, en el Oscar. Lo interesante de los hechos en sí es un tema aparte, pero las reacciones que hemos visto, vivido y padecido al respecto son cosas aparte.

Hay un grupo de personas a las que podríamos denominar como los militantes de la élite de la cultura pop. Y vaya que han estado ocupados estos días, burlándose de los contenidos de Televisa y su nueva plataforma, ignorando los motivos por los cuales la televisora ha hecho lo que ha hecho. Los memes de Blim vs. Netflix están muy chistosos, pero una vez sacados del contexto de una crítica televisiva ya nos ha quedado muy claro que es una manifestación del rechazo a lo hecho en casa, sea lo que sea.

Perdón, pero creo que tardaríamos un rato en encontrar a un político mexicano, por ejemplo, tan despiadado, racista y peligroso para el mundo entero, como es el caso de Donald Trump. Después del supermartes creo que es un asunto que ya hay que tomar en serio. ¿Y de verdad nos parece mucho más molesto el fenómeno de los programas unitarios nacionales que el fanatismo (que se comparte aquí) por todo lo Kardashian?

A ver, exigir buenos contenidos es válido y necesario. Pero antes de que Televisa siquiera comience a producirlos ya fueron devastados por esta élite de la que hablamos. Esperemos y veamos porque es un hecho que la televisión, o cambia o muere. Siempre habrá consumidores para lo peor, pero las nuevas tecnologías no permitirán que esto sea la única opción nunca jamás.

Ahora, por el otro lado, y si lo pensamos bien, ¿de verdad nos debe dar tanto gusto que un pequeño puñado de mexicanos se tenga que ir del país para hacer el mejor cine del mundo? ¿No será que estando aquí son juzgados con las mismas reglas, premiados con los mismos presupuestos y tratados por el mismo desdén que no dejan que las grandes empresas de contenidos se atrevan siquiera a intentar algo nuevo? Por ellos un millón de aplausos. Por nosotros y nuestra industria, triste el día que los perdimos.

Y así seguimos.Hay que denostar las cochinadas como Laura Bozzo o películas hechas al vapor solo porque alguien consiguió un lindo apoyo fiscal para hacer su negocito? Por supuesto. Pero me parece que es hora que veamos que la gente en nuestro país tiene el talento y las ganas de trabajar. Solamente hay que construir esas estructuras para que sean industrias redituables. En el teatro, por ejemplo, lo empezamos a ver.

¿Por qué en el cine y la televisión no? ¿Será que como público tampoco estamos siendo muy cooperativos?

Con las redes sociales los insultos y los chistes están a la orden y al instante. ¿Qué tal si usamos esa herramienta para buscar un mejor camino? Tal vez el próximo Iñárritu, Cuarón o Lubezki no se nos tenga que ir para siempre, solo para poder hacer bien su trabajo.

¿En serio?

¿Se vale matar a balazos a un perro, al de Salma Hayek en este caso, porque se metió a tu jardín? ¿Sin que la policía haga nada al respecto? ¿Podrían estar más enamorados de sus armas algunos norteamericanos?


susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.