• Regístrate
Estás leyendo: Nunca olvidar: Elie Wiesel
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 01:06 Hoy

Estado fallido

Nunca olvidar: Elie Wiesel

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Buscando y revisando tantas de las páginas de entretenimiento, arte y hasta farándula del mundo (tenemos como costumbre visitarlas varias veces al día, sobre todo en fin de semana) quedé muy sorprendida. En la gran mayoría de ellas había referencias a la muerte este fin de semana del gran y hermoso ser humano que fue Elie Wiesel, a sus 87 años.

Francamente fue una tremenda sorpresa encontrarlo cerca de la cartelera de cine o incluso de las Kardashian. El cronista, luchador por los derechos humanos, premio Nobel y sobreviviente del campo de exterminio Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial era un personaje de extraordinaria importancia. Como autor, cambió la vida de tantos de nosotros cuando nos encontramos con su Noche. Como cronista y pensador, nunca nos dejó solos en un presente distinto al que relataba en juventud. Como hombre, fue gran consejero de muchos de los más importantes hombres y mujeres del mundo.

Creo que es muy importante hacer énfasis hoy de que vivimos en un mundo con tragedias distintas y más de un motivo para sentirnos desterrados de nuestra propia humanidad. Recuerdo escuchar las palabras del propio Wiesel cuando, muy jóvenes, nos llevaron a los campos en Polonia. Y recuerdo que nuestra muy simple conclusión, hace ya tantos años fue que tenemos que reencontrar esa humanidad a través de nuestras buenas acciones. Y para que eso nunca dejara de ser verdad, nunca olvidar lo que le pasó a nuestros abuelos, antepasados y hermanos. Ni siquiera a nosotros mismos.

Voy un paso más allá. Nunca olvidar que las peores tragedias de la humanidad pueden tener autor, pero como decía hasta hace poco el mismo Weisel, también tienen cómplice en nuestro silencio. El silencio, decía, siempre ayuda al opresor. No al oprimido.

Sé bien que me salí por mucho de lo habitual de este espacio. Pero estos fueron días de profunda reflexión, incrementada con el dolor de muchas ausencias y la incapacidad de entender tantos actos terroristas y criminales a nuestro alrededor. Creo que la fuente del espectáculo, bien hecha, debe apelar a nuestra naturaleza como seres humanos. Nuestra capacidad de conmovernos, hacer catarsis con el arte y de ahí ser mejores personas. O al menos entender un poco más este extraño y tan seguido trágico mundo que nos toca vivir.

Así que después de preguntarme por qué vi a Elie Wiesel recordado, reseñado y resaltado por tantos medios a escala mundial en la fuente que trata con las cosas que llenan nuestro tiempo: de emociones, de sensaciones, de risas, de llanto y de ideas, me pareció perfectamente sensato unirme con todo el propósito de seguir la conversación, si lo hacemos bien, o si por esto alguien decide leer Noche (o cualquier otro de sus textos) o quizás saber un poco más, en primera persona, del pasado que ha hecho este mundo ser el que es, me parece que estamos en el lugar correcto para escribirlo.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.