• Regístrate
Estás leyendo: Lo que hicieron Lasseter y Gaga
Comparte esta noticia

Estado fallido

Lo que hicieron Lasseter y Gaga

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Lo primero que los asesores y abogados le dicen a cualquier persona acusada de comportamiento sexual inadecuado es que ofrezcan disculpas por cualquier cosa que hayan hecho que pudo haber lastimado a alguien y que a partir de ese momento reflexionarán o irán a terapia o harán lo necesario para que eso no vuelva a pasar.

¿Saben quiénes son de los pocos que se han negado a hacerlo? Harvey Weinstein y Kevin Spacey. ¿Otro? Bill Cosby. Básicamente la trifecta ideal de personas que por más abogados brillantes que puedan pagar, tienen tantas acusaciones similares en su contra, hay tantos testimonios idénticos de personas que ni se conocían, que más allá de lo que decida la Corte, de cómo se utilicen las leyes a su favor (hoy se me rompió el corazón por Ashley Judd) no hay manera que la sociedad vuelva a creerles. Habrá a quienes no les importe. Pero ¿creer en su inocencia? Imposible.

Lady Gaga acaba de ofrecer disculpas por haber trabajado con R. Kelly, productor acusado convincentemente en un documental de Showtime que acaba de salir al aire, llamado Sobreviviendo a R. Kelly. En este trabajo son muchas las mujeres que acusan a Kelly de abuso emocional, físico y sexual. Él y su abogado, por supuesto, lo niegan. ¿Y quieren saber algo peor? Billboard reporta que en los tres días que se transmitió este documental, la búsqueda y el streaming de la música creada por este hombre subió 116%, 4.3 millones de dólares.

Así que acciones como la de Lady Gaga, de retirar la canción que hicieron juntos “Do What You Want (With My Body)” no solo tiene sentido de responsabilidad social. Tiene sentido financiero, al menos ella remueve una pieza que en español se llamaría “Haz lo que quieras (con mi cuerpo)” para que esta no genere más regalías. Evidentemente, las palabras de apoyo de Gaga a las víctimas son más que relevantes. Ella vuelve a contar que sufrió agresiones sexuales y que cuando hizo semejante canción estaba explorando un lado muy oscuro y triste de su pasado. Hoy considera el resultado, no la exploración, un error.

Así que aquí estamos de nuevo. Por más delicado que sea el tema, la política de “hay que creer a las mujeres” para que se atrevan a denunciar es básica. Pero en ocasiones fallida. Y por eso fue un pequeño escándalo ahora que la empresa Skydance acabe de anunciar que tiene a John Lasseter como jefe de animación en un proyecto más allá de ambicioso.

Disney-Pixar manejaron muy bien la salida de su magno jefe y recreador de esta era de animación el año pasado y el escándalo que pudo haber sido, no fue. Pero créanme, este no es ningún Harvey Weinstein, Cosby o Spacey. Y sí, ofreció disculpas si en algún momento se comportó de alguna manera incorrecta. ¿Debería la industria estar tan indignada porque a él se le dio otra oportunidad? De verdad me y se los pregunto ya que aunque mi instinto me dice una cosa, también sé que ese instinto no tiene derecho de opinar donde no estuvo presente.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.