• Regístrate
Estás leyendo: Lo que he aprendido de Wanda Seux
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 01:09 Hoy

Lo que he aprendido de Wanda Seux

Publicidad
Publicidad

Somos, en muchas ocasiones, unos seres humanos horribles. Lo siento, pero lo podemos ser sin pensar en las consecuencias. Y aunque muchos culpan a las redes sociales, que sin duda amplifican lo crueles que podemos llegar a ser, la verdad es que es parte de la naturaleza humana. Hasta que nos toca ser el blanco de ello, nos damos cuenta. A veces, ni entonces.

¿Por qué digo esto? Porque, aunque en este negocio recibimos decenas, si no centenares, de boletines de prensa a diario, y evidentemente no podemos prestarles atención global a todos, debo decir que me conmovió mucho uno que recibimos de parte de una agencia de talento (Fraganti) con el parte médico de la vedette de antaño Wanda Seux. Definitivamente, queda muy poca gente que la vio en su gloria cuando podía moverse de maneras extraordinarias y era junto con muy pocas una de las reinas de los espectáculos de cabaret o burlesque de los que quizá hoy solo queda registro en algunas cintas clásicas.

Es verdad, les toco una era difícil, y el deseo de aferrarse a esa fama volvió a mujeres como Wanda carne de cañón para revistas de chismes, es morbo para programas que solo explotaban lo más evidente del morbo.

¿Pero saben qué? La gente es muchísimo más que lo que fue solo en su momento de gloria. Y vaya que lo tuvo. De Wanda sé, porque cuando era una reportera novata me tocaba cubrir cuando le daban reconocimientos en lugares como el Paseo de las Luminarias de Plaza Galerías, conocer su amor profundo por los animales. Y no solo en palabras, sino en actos. Todos los años que llevo de saber de ella, siempre ha sacrificado hasta lo que no tiene para mantener y cuidar a estos animalitos.

Ahora que sufrió una terrible crisis de salud, un infarto cerebral, también me voy enterando que quien la encontró y llamó a la ambulancia era un muchacho que, según narran sus amigos publirrelacionistas, ella había ayudado a salir adelante del alcoholismo. No tengo por qué no creerles.

El eterno deseo de la fama siempre te hará susceptible al dolor. La gente olvida o recuerda lo que quiere. Hoy Wanda no tiene familia que la acompañe, se mantiene estable, según nos dicen, pero profundamente delicada y compartiendo la habitación con cuatro personas más.

Una de las cosas que más me llamaron la atención de este comunicado es que se leía muy humano, y correcto. Desmintieron los rumores de la recaudación de fondos para su tratamiento médico (ya que por ahora es gratuito) y nos aseguraron que los animalitos que ella cuida se irán por ahora a un asilo. Que en el momento que se requiere apoyo para ellos, recaudando croquetas o cualquier cosa por el estilo, se nos hará saber.

Pero lo cierto de todo esto es que por más cambiante que sea el mundo del entretenimiento, hay que recordar que está conformado por seres humanos. Lo olvidamos demasiado seguido. Es mejor moneda de cambio vender lo decadente, lo devastado, lo triste, lo ridículo. Pero si lo pensamos bien, ¿Quiénes son los ridículos aquí? ¿Los que enfrentan sus dificultades con las herramientas que tengan? ¿O los que se entretienen con el dolor ajeno? La vida es dura. Pero nosotros muchas veces la hacemos peor. Qué bueno que Wanda tiene tres muy buenos amigos. Es mucho más de lo que la mayoría de la gente realmente tiene.

¡Que alguien me explique!

¿Cómo pasa alguien de trabajar en la Casa Blanca a Celebrity Big Brother en cuestión de semanas? Ah. Pregunta tonta. Disculpen, pensé que seguíamos en 2016.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.