• Regístrate
Estás leyendo: La niña bien y ya sabes quién
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 11:27 Hoy

Estado fallido

La niña bien y ya sabes quién

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Ya gritó el partido político en cuestión: “guerra sucia” y fake news, entendiendo bien que, por más efectivo que podría resultar para su causa el video llamado estudiantil, donde aparece una chica llamada Almudena, cantando, jugando con Tinder y literalmente “rozándose” con autoridades eclesiásticas, no podría ser tomado en el sencillo tenor de “amor y paz” con el que su candidato ha navegado (con dos que tres lapsus) esta etapa previa a las campañas oficiales.

Claro que a pesar de la larga historia mundial de la distancia que la “izquierda” suele tener con ese tipo de autoridades, en México se vería difícil imaginar a un candidato triunfando si fuese percibido como sacrílego. Seguimos viviendo en un país en su mayoría católico, conservador y las cosas, como siempre, se deben adaptar.

Pero más allá de esa parte del video que se volvió viral los últimos días, lo que esta chica está contando es, sin la menor duda, un mensaje fundamental para que ese grupo de chicos que nunca han votado, quienes nunca relacionarían a Guadalupe Loaeza con el término “Niñas bien”, y que con razón también están extraordinariamente hartos de mucho de lo que nos pasa en el país.

Yo lo vi con dolor en el corazón y risitas negras. Digo, ya son meses desde que tratamos de dejar atrás el Na, naná na na… ¿Y ahora esto? Pues me temo que apenas está empezando. Serán elecciones virales. Se hablará de estos temas en lo que nos distraemos respecto a lo que los candidatos, este en particular aquí, están ofreciendo. Me duele, porque desde lo más profundo de la confusión que el mundo del entretenimiento va a aportar a estas campañas, veremos esto y más. Así que no solo tenemos que aguantar hipocresías de quienes se dicen molestos por un video que debe tenerlos felices, sino que tenemos que aguantar más reguetón mientras lo hacemos. No soy Aleks Syntek, pero tampoco me hace feliz esa idea en absoluto.

Ahora, la noción de que los “niños bien” los “hijos de panistas”, como dice la canción, seguramente serán una parte importante del voto en estas elecciones, es indudable. Y ya sea que esta versión de libre discurso o propaganda política (como usted lo quiera ver) moleste a algunos, está llamando la atención a ese sector. No el de “los niños nice”, sino de los que no se definen por estereotipos tan absurdos y buscan un camino propio. Y no faltan los wannabes, los que “quieren ser”, eso tampoco. Cada quién sabrá su historia.

Claro, muchos de los que son etiquetados por el mismo candidato al que alude la canción han sido desdeñados precisamente por eso. Por sus privilegios. Es un deporte muy viejo en México, separarnos por etiquetas y no pelear por ideas. Esta es una etiqueta, tras otra, tras otra que Morena no puede asumir, de la misma manera que no hablan de temas como el derecho de elegir la interrupción de un embarazo, pero aun así le sirve. A pesar de ello debo preguntar. ¿Será que acostumbraron tanto a su base a juzgar a la gente con recursos económicos como automáticamente parte del problema, que eso también les preocupa del video de Almudena? ¿O se regocijan en silencio por la propaganda gratuita?

Confieso que a mí me hizo reír lo que vi en pantalla, pero me queda claro que por más que griten fake news refiriéndose a un video musical y no a las noticias, este nivel de confusión de mensajes sí los acaba beneficiando a ellos. Y por supuesto que es su tirada que hasta los hijos de los panistas de antaño voten por ellos considerándolos la última opción viable. Yo solo espero que no sean cosas como el hackeo, el perreo y reguetón, temas tan de nuestros días, los que decidan nuestro futuro.

Por cierto

Un buen ejemplo de una “niña bien” que se reveló al sistema en su momento era Gloria Trevi. Y mírenla, ahí sigue, y sigue, y sigue… pero en lo suyo.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.