• Regístrate
Estás leyendo: Hoy odio a Twitter
Comparte esta noticia

Estado fallido

Hoy odio a Twitter

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Así como la hermosa Milly Bobby Brown de Stranger Things optó por dejar la red social, este es uno de los días en los que tengo el deseo de hacer exactamente lo mismo. Realmente no creo que la misoginia, el racismo y el enojo colectivo hayan sido menor cuando yo tenía 14 años como ella, pero sé que no se amplificaba de esta manera. Y también sé que era mucho más difícil utilizar las herramientas de comunicación masiva para fines de este tipo (aunque sí, para otras perversidades, por parte de muchos menos).

Debo confesar que no cabe en mi cabeza que la gente ataque a la esposa de un hombre que se metió en problemas (por el motivo que sea) en su Instagram. No estoy aquí para repetir ningún chisme, pero sí para decirle a todos aquellos que han atacado de manera cruenta y aterradoramente misógina a alguien inocente, no se van a salir con la suya. Ni siquiera en el anonimato. Hay fenómenos masivos que no se pueden parar, pero cuando eso brinca a atacar inocentes ahí es donde todos debemos decir “¡NO!” y enseguida reportar esas cuentas. Ya es nuestra obligación. Y esto es en México.

Hoy odio a internet, porque no me deja olvidar la parte más horrible que tenemos los seres humanos. Que alguien pueda tomar las imágenes de una actriz como Milly Bobby para hacer una campaña de homofobia es inadmisible. Que alguien se sienta tan vulnerada a esa edad, es algo que no podemos permitir. Y sí, cada quien toma esa decisión con cada mensaje que manda al ciberespacio. Pero es hora de que los anónimos respondan. Que dejen de ser cobardes, que no nos hagan sentir que estamos rodeados de gente mala.

La emoción que hoy me pesa más es aquella que deriva del saber que las malas intenciones, la rabia o el simple odio siempre tendrá más iniciativa y público que todo lo contrario. Y cada vez que nosotros participamos en ellos, aunque pensemos que solo vamos pasando por ahí como simples voyeristas, nos hace cómplices. Hay que decir que en realidad no se vale.

Puedo estar preocupadísima por mi país. De hecho lo estoy. Estos días no hemos visto propuestas, hemos visto ataques de todos los frentes. ¿Y saben cuál es la gasolina de esto? Todo lo que acabo de comentar. Nuestra complicidad acorta nuestra distancia entre lo que no nos gusta de los candidatos o incluso que los criminales que han destajado nuestro país. El hecho que estemos más ocupados con escándalos personales que con las notas de tantos candidatos asesinados (entre tantas tragedias más) dice mucho de qué país estamos trabajando por construir.

Y sí. Sé que la conversación se alivianará un poco gracias al balón. Pero la verdad hasta en eso veo unos mensajes en la red que me hacen perder las ganas de seguir informándome. ¡Y esa es mi pasión! ¡A eso me dedico! Así que no, no va a pasar. Pero, wow, hoy sí siento que me agarré a trancazos contra el internet.

¿En serio?

¿Hay tantos fans de Yuridia que de verdad no saben que “Angels” es de Robbie Williams? ¿No acababa de decirnos Robbie que no la volvería a cantar en vivo? (no es queja). ¿De verdad la televisión en Estados Unidos ofreció disculpas porque el cantante mostró su dedo central al aire durante la inauguración del Mundial? ¿Y fue la misma cadena que adora a Donald Trump, pero tiene a Los Simpson la que ofreció estas disculpas? ¿Sabrá Vladimir Putin que Robbie Williams se ha declarado abiertamente bisexual?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.