• Regístrate
Estás leyendo: ‘Green Book’, por los Globos
Comparte esta noticia

Estado fallido

‘Green Book’, por los Globos

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Cuando en febrero vean el nombre de la cinta Amistad sin fronteras, por favor no se dejen llevar por la inmensa flojera que provoca semejante título. Ambiguo como pocos. Y sí, condescendiente.

La cinta que, espero, se lleve varios Globos de Oro este domingo en realidad se llama Green Book y es la historia de un italoamericano bastante impulsivo de Nueva Jersey llamado por sus amigos Tony Lip y su recorrido como chofer hacia el sur de Estados Unidos con el extravagante y brillante pianista Dr. Don Shirley.

La historia, si bien empieza trabajando bajo el perfecto esquema de la pareja dispareja, va mucho más allá que eso y es un verdadero deleite verla, particularmente por las actuaciones de Viggo Mortensen y Mahershala Ali (Moonlight) quienes dan vida a un hombre que ha trabajado como “músculo” en clubs nocturnos toda su vida adulta y un hombre tan prodigioso en la música que es invitado a tocar en lugares donde jamás sería admitido como huésped o comensal.

Estados Unidos evidentemente no se ha librado de sus problemas de racismo a estas alturas, pero ¿imaginen esa situación en los años sesenta? Añadamos que el Dr. Don Shirley es de entrada, un hombre con manerismos y ropaje muy específicos (lo demás tendrán que averiguarlo al ver la cinta) y tenemos una historia que, podría haber sido una versión inversa de Manejando para la señora Daisy, pero que en lugar de eso se convierte en una extraña comedia, tragedia y sin duda un espejo tremendo sobre cómo nos tratamos, cuando somos algo diferentes en esta sociedad.

Hay tantos temas que explorar en Green Book, que yo ya la vi dos veces y la espero aquí para la tercera. Uno de ellos, que me parece fascinante, es ¿hasta donde puedes llegar debido a tu talento? ¿Qué valor le da a este la sociedad? ¿Te quedas a pelear donde no quieren que estés? Ray Charles vivió esas mismas y fue un héroe cuando en Georgia decidió no hacer un concierto donde no podían entrar negros al recinto. ¿Cómo llevar a cabo esa batalla? No ha terminado, solo se ha transformado.

Mahershala es un deleite, sin la menor duda. Lo admiras, lo odias, lo amas y te rompe el corazón. Pero lo que logra Mortensen con su Tony the Lip es, para mí, legendario. Tiene tantas capas este personaje escandaloso, impulsivo, violento en ocasiones, pero profundamente amoroso con los suyos, que uno jamás nos imaginaríamos en la situación en la que se encuentra laboralmente.

Pero desempeña todo esto con tal maestría que te lo quieres quedar para toda la vida. Más, cuando uno ha tenido la oportunidad de hablar con el actor y hacer el esfuerzo por escuchar su perfecto español que habla siempre en volumen bajo y elegante. ¿Ese es Tony the Lip? Un Globo de oro para el señor, por favor. Ya exploraremos el camino de esta cinta junto con el de Roma en la temporada que ya, oficialmente, comenzó.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.