• Regístrate
Estás leyendo: En defensa de los 'millennials'
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 13:14 Hoy

Estado fallido

En defensa de los 'millennials'

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Ayer escribí respecto al ridículo fenómeno que resultó ser el tema este de la niña llamada La Mars, quien se hizo popular por negarse a ir a la escuela, consiguió un agente quien, de entrada, la malaconsejó y luego procuró sostener ese nivel de fama haciendo la estupidez de meterse un condón por la nariz y sacarlo por la boca.

Ella no es la que merece estos renglones. Ni los clics que probablemente está recibiendo, pero lo que pasó después de que escribí sobre lo repugnante que me parecía que cualquier gandalla crea que puede hacer un negocio rápido a partir de los nuevos medios de comunicación digital, donde se piensa que cualquiera con mucha popularidad, ya sea buena o mala, me llamó mucho la atención.

Por ahí en mi texto dije que muchos millennials deben estar hartos (para no decir otra cosa) de que las generaciones mayores nos la pasemos culpándolos de toda estupidez y falta de atención que pasa en esta sociedad y, sobre todo, de que los agrupemos siempre como una ridícula masa que es incapaz de ir más allá de la gratificación instantánea, que solo buscan contenidos idiotas en la red y que son incapaces de hacer cualquier esfuerzo por salir adelante sin esperar que todo se les regale.

Si es que hay muchos jóvenes así, creo que mucho más allá de la tecnología seríamos nosotros, la generación de sus padres, quienes tendríamos que responder por esa educación. Pero tampoco podemos generalizar ahí y muchos me lo hicieron saber. Hay enojo con el fenómeno de esta niña, porque hay millones de menores que quisieran ir a la escuela y no pueden. O porque una vez que se le dio la oportunidad de tener una plataforma para hacer sugerencias para mejorar nuestro (efectivamente) fallidísimo sistema educativo, ella decidió creerle a algún charlatán que le dijo que podría vivir de estos 15 minutos de fama.

Me lo decía uno de los mejores vloggeros y experto de México. “La cosa no es así tampoco, ¿qué marcas se van a querer asociar con eso?”, Y es verdad, los medios digitales no son tan diferentes a los tradicionales en ese sentido. Aún se están entendiendo a sí mismos. Mejorando sus algoritmos para saber dónde colocar qué publicidad. Pero al fin de cuentas, personajes como esta chava y varios más que creen que ser infames es lo mismo que el prestigio se darán cuenta que en efecto, la gente comentará, pero no habrá regreso de ahí una vez trabajada semejante imagen. Y mucho menos patrocinadores. Y bueno, ni una educación para sobrevivir, de eso en este caso.

No saben cuántos mensajes recibí al escribir de esto ayer. Muchos eran de la variedad de que “si escribes de ella, le das lo que quiere” y estoy segura de que eso cree ahora. En breve se dará cuenta que no (ya lo hemos visto demasiadas veces), pero escribo esto en defensa de esa generación que tachamos de frívola y desinteresada. No son ni remotamente más superficiales que nosotros. Solo tienen otros tiempos, otras herramientas para magnificarlo, e igual que nosotros, hay gente con gran talento que sabe que, en este negocio al menos, el contenido al final de cuentas es lo que prevalecerá. Tarde o temprano para la mayoría esta tecnología será natural para todas las generaciones. En esto y en todo suele haber una masa sin ganas de hacer el trabajo y pocos, los verdaderos líderes, que saben que una vida, talento o trabajo, se construye día a día. Sea donde sea. No culpemos a los millennials por La Mars. Ellos, por ejemplo, no son los que pusieron por tantos años a Laura Bozzo al aire. ¿O sí?

Twitter: @SusanaMoscatel
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.