• Regístrate
Estás leyendo: ‘El presidente ha desaparecido’
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 01:02 Hoy

Estado fallido

‘El presidente ha desaparecido’

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Ya sé que sus mentes ahogadas en temas electorales pudieron volar a mil lugares con semejante título de la nada, pero para contextualizar les cuento que ese es el título que Bill Clinton decidió darle a su novela, la cual escribió de la mano del superbestseller James Patterson y que describe un muy probable apocalipsis del poder tal y como lo conocemos.

Evidentemente, no es el primer libro del presidente número 42 de Estados Unidos, pero sí es su primera novela. Que haya elegido tocar ciertos temas en particular en este preciso momento histórico también es materia de interés.

Empecemos porque el héroe de la historia es el presidente de los Estados Unidos; Jonathan Lincoln Duncan es un buen hombre. Muy presidenciable. Con todas las aptitudes políticas para ganar el puesto y todas las buenas intenciones para merecer tenerlo. Ah. Y es viudo. Sí, señores, Bill Clinton mató de una enfermedad a la esposa del presidente de Estados Unidos. En sí un punto para reflexionar entre que si sus decisiones creativas tienen que ver los demonios que lo acosan o con la simple imaginación que sirva mejor a la historia.

Ya que el presidente tiene que, literalmente, desaparecer para salvar al mundo, quizás una esposa sería un pequeño inconveniente, pero no es que absolutamente nadie en su vida sepa lo que está pasando.

Sin arruinar lo que sin duda es una divertida lectura de verano y posiblemente una miniserie próximamente, puedo afirmar que hasta en las peores pesadillas de este hombre que sí, pasó por el juicio de empeachment en la vida real (aunque no perdió la presidencia, obviamente), las malas intenciones tienen mucho más que ver con ambición que con cosas que a un novelista nadie le creería, como la realidad actual. N

adie se comporta como Donald Trump, pues. Y aunque hay uno que otro discurso moral sobre lo que debe ser el comportamiento patriótico, humanista y hasta presidenciable, el libro entra en la categoría de entretenimiento como series tipo Madame Secretary, interpretada por Tea Leoni donde las alianzas, las enemistades y la diplomacia no están de cabeza como la realidad. Así que no, nadie quiere atacar a Canadá en esas páginas.

Lo que sí es muy interesante es el conocimiento desde adentro del Clinton respecto a las relaciones humanas en la Casa Blanca. Por ejemplo, con el servicio secreto. O la manera en la que se podría llegar a mandarle un mensaje al hombre más custodiado del mundo sin que nadie se dé cuenta.

No sé si Clinton tenga un futuro como novelista. No sé si lo hizo por divertirse. Sé que no la pasó bien en las entrevistas (ya se imaginaran de que le preguntaban). Pero desde el mero punto de vista de entretenimiento, El presidente ha desaparecido, cumple.

¿En serio?

¿Ya hasta el Mossad salió implicado en la serie de Luis Miguel?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.