• Regístrate
Estás leyendo: El ego de Trump: la conspiración
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 16:21 Hoy

Estado fallido

El ego de Trump: la conspiración

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Héroe de muchos, pesadilla de otros (particularmente de Charlton Heston), el documentalista ganador del Oscar Michael Moore tiene una teoría por demás interesante. Claro, de todas las conspiraciones e historias inauditas que hemos escuchado esta sí se llevaría el premio de ser cierta, pero a estas alturas creemos que todo es posible.

Moore asegura que sabe, de buena fuente, que Donald Trump simplemente nunca quiso ser presidente de Estados Unidos. Cuenta que en el origen todo fue una táctica para conseguir más dinero por sus programas The Aprentice y Celebrity Aprentice en la NBC. Que por eso se atrevió a lanzarse diciendo el primer disparate que pasó por su cabeza (recordarán bien eso de los mexicanos violadores) y sin ninguna infraestructura ni plan político. ¿Padrísimo, no? El director de Fahrenheit 9/11 dice con toda certeza que la única intención era subir aún más su perfil para las negociaciones. Y luego, todo ocurrió.

Escándalo y escarnio al principio. El final de su relación con la NBC. La pérdida de Miss Universo (como dueño, pues). Pero luego, luego empezó a darse cuenta de que tenía apoyo. Mucho apoyo de la gente que ve en él la oportunidad de salir de la miseria. Aquellos que culpan al prójimo, sea quien sea, de ella. Y, ¡demonios! se dejó ir como hilo de media. Básicamente destruyendo al Partido Republicano (el cual es absolutamente responsable de esta debacle) y quedando como su candidato.

La cosa es que Moore afirma que Trump nunca ha querido ser presidente y está haciendo todo lo posible para dinamitar su propia campaña. Uno pensaría que eso ya no es posible, no después de todo lo hecho por este personaje. Ha dicho cosas que en la mayoría de los casos se considerarían alta traición para su patria y la gente solo se ríe, y ahí sigue (Putin, ¿podrías hackear los mails de Hillary, por favor?).

Yo no sé si Michael Moore tiene razón. Un documentalista que de pronto advierte: “No les voy a decir cómo sé, pero es un hecho” es tema raro. Y más uno con una postura política tan clara. Pero considerando que si esto que ha pasado con Donald Trump parecería completamente inverosímil bajo cualquier circunstancia, queda claro que la verdad ha superado a la ficción pase lo que pase.

Sobre la foto de Kate…

Solo un poco de contexto, para aquellos que no leyeron la descripción en la Rolling Stone de Sean Penn sobre la visita, el año pasado, para ver a El Chapo Guzmán. El actor narró cómo fue, precisamente el hijo del narcotraficante quien los llevó a él y a Kate del Castillo a conocer al hombre en algún lugar remoto. Una posible explicación respecto a una fotografía profundamente incómoda para Kate a estas alturas. ¿Ustedes le dirían que no a una selfie bajo esas circunstancias?

¿En serio?

¿La piñata de El Potrillo en Las Vegas ya es más pedida que la de Trump?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.