• Regístrate
Estás leyendo: Cómo Hollywood mató la 'ley antigay'
Comparte esta noticia

Estado fallido

Cómo Hollywood mató la 'ley antigay'

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Ya lo cantaba Ray Charles con "Georgia on My Mind" (Georgia en mi mente). Un lugar que tantos aman, pero cuya historia es parte de uno de los capítulos más deleznables de la historia de Estados Unidos. El de la discriminación, segregación y esclavitud.

Georgia es de aquellos estados que menos se pueden dar el gusto de promover leyes que le roben los derechos a determinados grupos de seres humanos. Y eso era exactamente lo que se promovía con el intento de ley HB 757, pero que en gran parte del mundo ya era reconocida como la iniciativa antigay.

Lo que sus promotores pretendían es que cualquier negocio pudiera negarle el servicio a quien fuera si su estilo de vida se encontraba en conflicto con sus creencias religiosas. Lo hemos visto reflejado ya en varios programas de abogados (como The Good Wife), donde la dueña de una pastelería se niega a venderle el pastel a una pareja de hombres que se van a casar. Ella alega que es por sus convicciones religiosas. Que tal vez le vendería una dona, pero no un pastel de bodas.

Pues Hollywood entró en acción. Disney, que es una de las compañías más gay friendly del mundo fue de los primeros y eso incluye a todos sus superhéroes de Marvel. También los hermanos Weinstein (grandes productores) y Netflix dijeron que no. También Fox, Univision, MGM, NBC/Universal y muchos más se pronunciaron en contra. Así que la ley iba a llegar a debatirse con este gran peso en su contra. Pero no ocurrió.

¿Por qué? Porque el gobernador de Georgia, Nathan Deal vetó la legislación antes de que eso ocurriera. Tal vez lo hizo porque le parecía discriminatorio y horrible. O porque le gusta mucho el mundo del entretenimiento. Pero la verdad de los hechos, sin quitar las buenas intenciones de por medio, es que seguramente fue por los seis mil millones de dólares que esta industria inyecta al estado cada año debido a los extraordinarios incentivos fiscales que le ofrecen. Y no solo fue Hollywood, Apple y la NFL, por ejemplo, también estaban a bordo del boicot si semejante ley hubiera sido aprobada.

Esa es la forma en la que el espectáculo hace política en Estados Unidos. Lo impresionante es la organización y lo efectivo que les resultó. Y por eso hay tanto rencor entre los muy conservadores contra lo que llaman "esos liberales de Hollywood". Pero sea como sea se evitó una legislación que permitiría que un grupo de la población tratara como escoria a otro y eso, eso no es de Dios.

¿En serio?

¿Laura Bozzo abrió y cerró su canal de YouTube después de dos videos?

@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.