• Regístrate
Estás leyendo: Comedia de la patada
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 04:57 Hoy

Estado fallido

Comedia de la patada

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Hace algunos días, antes de Brasil, Víctor Trujillo dijo en una entrevista que felicitaba a su gran amigo Andrés Bustamante por no tener que ir al Mundial a hacer comedia y que le provocaba envidia de la buena siquiera poder soñar con la idea de sentarse a gusto en su propia casa a gozar los partidos. ¿Saben qué? Tiene razón. Esto ya es demasiado ¿no creen? Cuando se empezó a hacer era una idea brillante hecha por grandes comediantes y sustentado por el factor sorpresa. Ahora ya solo parece una carrera desesperada por ver quién llama más la atención entre partidos, durante los partidos y en los cortes comerciales. Miren, es tanta la desesperación por vender que de un rato para acá a las televisoras ya ni les importa quién anuncie los chiles del patrocinador. Aunque sea la figura más grande de la competencia, dinero mundialista es dinero mundialista. Pero regresemos a la comedia.

Recuerdo tan bien cuando en México descubrimos con el talento de Andrés Bustamante, todavía en Azteca en esos tiempos, que se podían hacer las cosas bien y diferentes. Me estremece la idea de que ahora lo único que nos quedó de eso es un jaloneo desesperado de ver quien irá a hacer más ruido y payasadas hasta Brasil. Esto no tiene nada que ver con el balón. Tiene que ver con que no hay espacio posible en el que uno no sienta que vive en un tianguis donde un payasito de la tele te quiera vender algo. Este es un mundo de números, simple y sencillamente, ¿qué les hizo creer que el tema era la pasión más que por el dinero? No digo que no haya grandes periodistas por allá y que están haciendo un muy buen trabajo bajo las circunstancias: ésta siendo que la única prioridad es vender y vender y vender, lo cual quiere decir que sus espacios estarán bastante reducidos. Y como todo aquel que ha vivido cerca de un carrito de un rico tamal calientito oaxaqueño se dará cuenta que entre más fuerte el ruido, más se piensa que se va a vender. Me duele la cabeza y vamos comenzando.

Se apagó la voz

El formato de Top 40 es uno de los estandartes de la radio a escala mundial y en nuestro país hay varias estaciones pop que se apegan fielmente a él mismo gozando de sus beneficios, seguridades y certezas. Pero no siempre fue así. Ayer falleció la voz que para millones de personas en todo el mundo significaba esa lista de poder musical que determinaría cual era la canción reina de la semana que fuera (y las fortunas y consecuencias que eso provocara). Él era Casey Kasem y sin la menor duda fue el percusor de esta manera de promover la música a través de la radio como casi ningún otro. Su programa, incluso, fue tan poderoso en su momento que se traducía y se transmitía por el mundo entero, incluyendo a nuestro país. Eran otros tiempos para la música y para la radio y quizás las nuevas generaciones difícilmente identifican a una voz en particular con un momento tan específicamente musical en el tiempo que quedará grabada en conjunto en nuestras mentes para siempre. Pero para millones ese fue Casey Kasem, quien también, entre muchas otras cosas, hizo la voz de Shaggy (de Scooby Doo) en inglés. Aunque la voz se apague, solo échenle un ojo a su estación de pop favorita un fin de semana cualquiera, para darse cuenta que el legado continúa.

¿En serio?

¿No existe una guía de restaurantes donde no pongan televisiones a todo volumen estos días?

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.