• Regístrate
Estás leyendo: Coctel: drogas y racismo
Comparte esta noticia

Estado fallido

Coctel: drogas y racismo

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Quizá todo está tan tenso a mi alrededor que esto me causó más risa de lo que debería, sobre todo porque estoy convencida que un mal tuit o una mala declaración no debería definir el resto de la vida de nadie. Pero el fantástico caso de Roseanne Barr y su tuit racista que le costó su programa de televisión y tanto más se pone más curioso con el pasar de los días.

Vámonos directo al momento en el que ella asegura que el mensaje en contra de la ex asesora de Obama fue resultado de estar tuiteando bajo los efectos de una medicina llamada Ambien, cuya sustancia activa es Zolpidem y en México se encuentra en varios formatos controlados, uno de sus nombres es Stillnox.

Los que sufrimos de insomnio sabemos lo absolutamente desesperante que puede ser. Y en Estados Unidos es mucho peor, porque la televisión en la madrugada básicamente se la pasa transmitiendo anuncios con lindas maripositas que te acompañan en tus dulces sueños si solo tomas el medicamento. Como es ley allá, duran más las advertencias de los posibles efectos adversos que el anuncio mismo para la medicina que solo puede ser recetada por un doctor. Pero el hecho es el siguiente: uno de esos efectos sí es estar en un estado tipo hipnótico que en ocasiones te hace decir y hacer cosas que no recuerdas. Sobre todo si te lo tomas ¡y no te vas a dormir! Sobre todo si te quedas tuiteando.

Quienes compartimos este trastorno y hemos pedido ayuda médica, muchas veces nos hemos topado con esta medicina. ¿Y qué creen? Le creo a Roseanne. Estoy segura que es perfectamente posible que estaba bajo los efectos del Ambien cuando se puso a escribir las cosas horribles que escribió. ¿Y saben qué? ¡Eso lo hace mucho peor!

Si alguien se encuentra en semejante estado perderá la noción de sus inhibiciones. Cosas que uno quizás no se acepta en momentos de conciencia, ahí pueden salir sin el menor problema. Y en efecto, es muy probable que al día siguiente no te acuerdes de nada.

A quien les escribe alguna vez le recetaron esa medicina y la regla era meter el celular en la caja fuerte. Bien por mí. Pero creo que en mi caso hubiera hecho las habituales estupideces de proclamar mi amor por algún ex, tratar de resolver la guerra en el medio oriente o simplemente quejarme del maldito volumen del reguetón de algún vecino (no estoy diciendo que Aleks Syntek lo tome ¿eh?). Lo que sí recuerdo bien es que esos días estaba escribiendo un texto y a la mañana siguiente amanecí con varias páginas bastante voladas (aunque, debo admitir, divertidas) de lo que según yo estaba haciendo. Por suerte no se las mandé a mi editora del momento.

A cada quien le salen sus particularidades y traumas. Como bien dijo la compañía farmacéutica: “El racismo no es un efecto secundario”. Por supuesto que no. Es algo que tienes o no tienes dentro de ti. O lo eres o no. Si crees que un chiste racista es chistoso tal vez no lo mandarías a través de las redes para el mundo en un estado normal, pero ahí sí. Así que sí le creo a Roseanne. Y no se ayudó ni tantito.

¿En lo personal? No me volví a acercar a ese medicamento. Será una bendición para muchos pero la verdad sí me asusté. El insomnio es un trastorno grave y sí hay que pedir ayuda, pero más allá de ejercicio, buena alimentación, respiraciones y lo que sea necesario según el doctor, le recomiendo a la actriz que compre gomitas de melatonina. No hacen daño y son deliciosas. (Consulte a su médico).

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.