• Regístrate
Estás leyendo: ¡Cácaro! ¡¿Qué te pasó?!
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 12:36 Hoy

Estado fallido

¡Cácaro! ¡¿Qué te pasó?!

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Escribo con sentimientos profundamente encontrados respecto al Crimen del Cácaro Gumaro. Lo hago porque, después de ver la cinta, me queda claro que para la gran mayoría de los involucrados fue un profundo acto de amor, tanto al cine mexicano como a la industria en la que éste tiene que subsistir.

Escribo con pesar porque yo, como tantos millones de mexicanos, soy fan enferma del trabajo de Andrés Bustamante, quien finalmente es la figura principal de un cartel amplio, nutrido y variado de personas (en su gran mayoría) profundamente talentosas que evidentemente estaban ahí por amor al arte.

Pero el arte falló. Y la comedia es dispareja a morir. Hay mucho chiste interno para todos los que trabajan en o cerca del negocio del cine en nuestro país, y para los seguidores de nuestras cintas nacionales habrá más de un momento de deleite al ver aparecer personajes que nunca imaginaríamos hacer cosas verdaderamente extrañas.

¿Pero eso se traducirá? ¿Alguien que no sea seguidor empedernido de los cineastas mexicanos reconocerá la sátira al trabajo de Reygadas? Amores perros, sí. Pepe el Toro, por supuesto. ¿Pero hasta dónde?

El resultado es un engrudo de ideas, conceptos, gags, cameos y malos, malos, malos efectos especiales. Quiero pensar que estos últimos fueron a propósito, que estaban emulando un poco las películas tipo B que no solo tienen bajo presupuesto, sino que lo celebran haciendo cosas tan absurdas que tienen oportunidad de volverse clásicos. Ya saben, de esas que son taaaan malas que son buenas. Pero, y tal vez me equivoco, no siento que esa fuera la intención aquí.

A ratos, sobre todo con sátiras de cintas nacionales y la participación de sus protagonistas, lograban sacarme la sonrisa. Contaría las cosas que sí me hicieron reír, pero no creo en arruinar los chistes que han sido elaborados para sorprender al público, los spoilers, pues. Pero de que están ahí, están ahí. Y quién sabe, igual y en su enloquecido caos, en el que podemos ver desde a Juanito hasta Chabelo, a Kate del Castillo hasta Carmen Salinas, De Jis y Trino hasta Monica Huarte, logren conectar con el público en general.

Pero, como cantaba Don Ramón en su disco, “¿Cácaro, cácaro, ¿qué te pasó?”. ¿Tantos años de posproducción para que uno no distinga las cabezas del pie? ¿Esa era la intención o se les salió por completo de las manos? No lo sé. No dudo que tenga un púbico importante la cinta, simplemente por los grandes personajes que trabajan en ella. Pero por eso estoy convencida que por todos y cada uno de ellos merecía un resultado mejor.

¡Que alguien me explique!

¿Por qué los candidatos para dirigir la ANDA están tan insistentes en hacer campaña con los medios masivos de comunicación? ¿Pensarán que el público en general votará por ellos o solo los actores?

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.