• Regístrate
Estás leyendo: Bohemia y del feliz montón
Comparte esta noticia

Estado fallido

Bohemia y del feliz montón

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Cuando vi el comunicado que presumía que “Bohemian Rhapsody”, de Queen se había convertido ya en la canción más escuchada del siglo XX mi primer pensamiento fue: “¿No que ya estamos en el XXI?”. Pero bueno, tardó casi 20 años, después de que acabó su siglo, para lograr semejante distinción que, francamente, no debería haber sido sorpresa para nadie. Desde que la tecnología que usamos le ha dado la manía no solo de recordarnos, sino de reiterar y repetir cuáles son las canciones que más escuchamos en nuestros muy brillantes aparatos, a muchos no les queda más que admitir sus gustos, muy a pesar de sí mismos. Ya no son listas ajenas, maiceadas, payoleadas… no. Son nuestros hábitos.

¿Ustedes que usan Spotify o como yo, Apple Music, se han puesto a ver las listas de “sus más escuchadas” ¿Sale bien librado su orgullo de ello? Digamos que estas listas empiezan a ser parte de nuestras vidas digitales de unos 10 años para acá. Digamos cinco, para vernos más conservadores. ¿Se encuentran a ustedes mismos en ellas? ¿O a lo que sea que esté de moda en ese preciso momento? Por eso tuvimos tantos titulares que no podían dar crédito de que las canciones de Queen eran más escuchadas que las de Maluma. Por eso hubo tantos indignados, como yo, que no queríamos creer que eso era siquiera una discusión.

Pues, con orgullo, desde hace un buen rato, mucho antes de la película, puedo decirles que en mis listas, esas orgánicas y digitales, hubo siempre al menos tres canciones de Queen en mi Top 10 personal. Pero bueno, en mi caso la mayoría de las otras eran, o de Billy Joel, o principalmente, de obras musicales. Así que no soy precisamente el modelo para seguir en elecciones masivas y populares. Soy una mega geek nostálgica, pues.

Pero el hecho de que “Bohemian Rhapsody”, que es una canción extraordinaria, y extraña, como ninguna otra en la historia del rock, siga apareciendo en tantas listas, de personas mucho más jóvenes, que gozan de otros ritmos, con las que muchos de nosotros nunca hubiésemos concordado, me parece no solo extraordinario, sino esperanzador. Y que haya llegado por camino del cine, el cual es otra pasión nuestra, todavía mejor. Bien por el Siglo XX. Fue un caos, pero dejó cosas muy buenas también.

¿En serio?

¿Ahora nos preocupamos cuando una ceremonia de premios no considera a Roma? ¿No sabemos que no le conviene a ninguna película despuntar tan temprano en la temporada de nominaciones? ¿Más si no la han podido ver y llegan con todas las expectativas del mundo? (por más justificadas que sean).

¡Qué alguien explique!

¿Qué ocurrencia es manejar el concepto de que Plaza Sésamo tendrá a su primer personaje sin hogar? ¿Qué hay de Óscar que vivía en un basurero? ¿Eso era un hogar?

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.