• Regístrate
Estás leyendo: Apocalípticos y gruperos
Comparte esta noticia

Estado fallido

Apocalípticos y gruperos

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

No podemos respirar con la calidad de aire que tenemos en la Ciudad de México, pero eso no es suficiente para los que aman sembrar el pánico entre las multitudes. Algún simpático, seguramente motivado por la verdadera tragedia en Ecuador tiene a (casi) todos los noticieros trabajando para desmentir la nota y dejar claro que es imposible predecir semejante movimiento telúrico. Y así seguimos perdiendo el aliento de diversas maneras.

Y así andamos, asustándonos por cosas reales y cosas falsas y siendo completamente incapaces de distinguir una por otra, porque las redes sociales ya emparejaron en un paquete que gusta considerar entretenimiento apocalíptico.

A mí hay otras cosas que me asustan más. Ahí les va. Hace unos días platicando con la label manager de Spotify México me decía que hace tres años el dj Avicii era el número uno en ese sistema de streaming musical en nuestro país. Pero ¿saben quién lo fue en el último corte? ¡Julión Álvarez!

¿Qué tal?

Esto no solo nos habla de la modernización de los hábitos de consumo en un sector que quizá no hubiésemos considerado tan apegado a la modernidad sino que establece el indudable liderazgo de este cantante en el mercado en general.

¿Y qué pasa dos días después? El señor dice a la revista TV Notas (el crédito a quien le corresponde) que le gustan las mujeres a la antigüita y que "si no saben agarrar un trapeador" para él no le sirven.

Resistiendo las ganas de decirle a Julión qué hacer con su trapeador, e imaginando que incluso antes que se publique esto tratará o dará una explicación sobre "lo que quería decir", es claro que hay muchos que no se dan cuenta de que eso es una agresión enorme a cualquier mujer (agarre el trapeador o no). Ser conservador estos días no quiere decir que la mujer está ahí para atender tus necesidades mientras tú tienes una vida. Es una visión tan limitada del mundo que me hace pensar que Julión ni enterado está que estamos a la mitad de un renacer de la comprensión de los derechos de las mujeres que pretende revolucionar a México.

El éxito no te da permiso de comportarte como un patán. Y Julión está en todo su derecho de casarse con una mujer que viva pegada a su trapeador si eso la hace feliz. Pero decir "no me sirve" tiene tremendas implicaciones. Como si todas estuviéramos aquí para complacer a este (y muchos otros) prototipos alfa. Como si hubiese pasado nada desde los años 60 que revolucionó todo en gran parte del mundo.

Sé que Julión representa un enorme sector de hombres (incluso mujeres) que siguen pensando así. Bien por ellos. Que se junten y tenga muchos trapeadores felices en sus vidas. Mientras tanto, a mí no me sirve un cantante que promueva ese tipo de filosofías tampoco. Aunque sea el número uno es Spotify. ¡Caray! Sí es como el Apocalipsis.

¡Que alguien me explique!

¿Por qué me llegaron y me llegaron peticiones para que apoyara a actores y producciones a ganar su premio TVyNovelas? Ahora sí que como diría el ilustre troll de Donald Trump "¿Y yo por qué?"


@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.