• Regístrate
Estás leyendo: Ahora Kanye
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 05:56 Hoy

Estado fallido

Ahora Kanye

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

¿Qué pasa con una sociedad que le dice a sus celebridades que no hay absolutamente ningún límite respecto a lo que pueden y deben hacer, si es que son lo bastante famosos y millonarios? Pues pasan cosas como Donald Trump. Y, en países como el nuestro, con su debida perspectiva debido a la inequidad salarial, pasan cosas como Carmelita Salinas prometiéndoles a los reporteros de espectáculos que no va a abusar de su fuero (¿para qué querría fuero Carmelita Salinas tan rápido? ¿Pensará trabajar para que se promulguen leyes tan controvertidas que la pondrán en riesgo ante sus contrincantes políticos?). O cosas como Cuauhtémoc Blanco confundiendo el asesinato de mujeres con la inequidad al emplearlas profesionalmente. ¡Qué cosa!

No es la primera vez que se confunde de manera patética la fama y el valor de entretenimiento de un personaje con sus plataformas políticas. De la misma manera es cada día de lo más común confundir un ego enfermo con seguridad política. Por lo visto, el no ser un perfecto patán es lo que menos les importa a los votantes estadunidenses y con base en eso veo muy viable que Kanye West logre armar una campaña presidencial para 2020.

No es la primera vez que la fama pone al frente de las carreras presidenciales a los contendientes. En un contexto como el nuestro no necesariamente son los candidatos los que estuvieron haciendo gracias en la televisión por años, pero el rating que sus seres cercanos traen con ellos es más que tomado en cuenta como una gran herramienta a favor (aunque luego no resulte tan buena idea). Pero en Estados Unidos desde Ronald Reagan hasta Arnold Schwarzenegger lo han aprendido a hacer muy bien.

Pero actores y fisicoculturistas se quedan en silencio total si los comparamos con raperos y empresarios televisivos enloquecidos. Ellos han aprendido a manipular las cosas a tal grado que no importan los horrores que comentan, siempre saldrán adelante. Kanye humilló a los MTV Video Music Awards al robarse el show y torturar a Taylor Swift hace algunos años (admito que eso medio lo gocé) ¿Y el premio? Darle un reconocimiento superespecial este año y celebrarle la payasada. El tipo tiene talento, sin duda. Pero piensen en esto: si El aprendiz, que era un reality show exitoso pero mediano, le enseñó tanto sobre manejo mediático y de masas a Trump, imaginen qué cosas habrá aprendido Kanye entre el mundo del Gansta’ Rap y las Kardashian.

Si en México se considera a las telenovelas como grandes plataformas para los más enormes proyectos políticos, ¿los realities tendrán fuerza de hacer que ocurran los siguientes horrores políticos?

Aunque el tema de Kanye sea broma, ¿de verdad lo ven tan imposible con este panorama de carro de payasos en el que se ha convertido la política? Aquí y allá.

¿En serio?

¿David Bowie tendrá algo que ver con un musical de Bob Esponja?

@SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.