• Regístrate
Estás leyendo: La U de Narvarte
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 21:08 Hoy

Crónica

La U de Narvarte

Susana Iglesias

Publicidad
Publicidad

Las manifestaciones criminales agitan el pequeño e individualista mundo burgués de los que suben sus vidrios en Reforma por temor a los limpiaparabrisas “mugrosos”, se horrorizan al ver a un niño inhalar mona, manotean al ambulante, temen profundamente al indigente ¿Todavía existe la “clase media” en un mundo con extremas diferencias económicas?, si existe, dicha especie aborrecible imita al rico, detesta al pobre que generalmente cree al rico un malvado, le guarda resentimiento y secretamente aspira a ser como él, sueña con desterrar la pobreza en su historia de vida. No se habla de las raíces de ese desprecio al pobre, ¿qué puedo hacer en un mundo terrible y capitalista?, es la pregunta llorosa del estúpido. Ese es el triunfo de los sistemas voraces de producción, machacarte, hacerte creer que no existe salida. En algunos casos la migración interna y externa trae consigo problemas sociales, la movilidad: factor de violencia. La geografía puede ser determinante aunque se le reste importancia, ¿crece con las mismas oportunidades el niño de una vecindad en la calle de Fresno de Santa María la Ribera que uno de Polanco? ¿Cuál será el pensamiento predominante de alguien que crece en Interlomas? La migración delictiva afecta, no es un fenómeno nuevo, hace mas de tres años señalé a Narvarte como zona peligrosa, por aquella época, escuché más de 12 testimonios de vecinos a raíz del homicidio múltiple en la calle de Luz Saviñón en julio de 2015, en el que fueron masacrados Olivia Negrete, Mile Virginia, Yesenia Quiroz, Nadia Vera y el fotoperiodista Rubén Espinosa, y me pregunté sobre la posibilidad de una célula delictiva. En los últimos años, más de 30 testimonios obtenidos, apuntan lo siguiente:



Se escuchan disparos en la noche, nadie dice nada. Nadie sabe nada, escuchamos, sí, no sabemos nada.

Vemos motonetas a toda velocidad, en sentido contrario, también en Eje Central.

Bicicletas rondan a todas horas, no sabemos de dónde vienen, no son vecinos.

Todo empezó hace casi seis años, las clases de zumba en el parque, no sabemos de dónde son esas personas, a raíz de eso, muchos asaltos, atrajo malandros, vecinos no he visto en esas clases.

Empezaron a asaltar los restaurantes, los cafés, las tiendas.

En febrero o marzo de este año quitaron a todos los policías de la caseta del parque, está vacía.

Los negocios cerraban a las 12 de la noche o 2 de la mañana, ahora lo hacen a las ocho de la noche por tantos asaltos que hay.

Sí, hay cobro de piso, perdóname que no te diga el nombre de la persona que secuestraron, ni el giro, su familia recogió los pedazos pese a que pagaron el rescate.

Lo mataron, sí. Salió en las noticias, era colombiano.

Secuestraron a mi perro, me pidieron 12 mil pesos, me lo regresaron despedazado.

No sé nada, por favor, te pido que olvides lo que acabo de contarte. 




Un perito de esa demarcación me pide omitir su nombre, reciben al día de 12 a 17 reportes de robo a casa habitación, acuden a todos, al menos en su turno, ¿qué le pasó a la aparentemente apacible Narvarte? Su cercanía con Centro, Doctores, Buenos Aires, Roma y Condesa fue determinante. En High Park Santa Fe aprehendieron a David García Ramírez, alias El Pistache, la noche del 30 de octubre de 2018, las elevadas rentas en esas torres, van de los 21 mil a los 35 mil pesos, ¿quiénes son los administradores de estos edificios? El proyecto de esta torre estuvo a cargo de C Cúbica Arquitectos, curiosamente, se ven con más frecuencia por toda la ciudad este tipo de construcciones uniformadas. David tenía más de 100 pares de tenis, costosos Dolce & Gabanna regados en el piso como en puesto de tianguis, en una de las zonas catalogadas como exclusivas, cenaba una pizza de baja calidad. Algo que jamás abandona al pobre de nacimiento: sus complejos, inútil cubrir con dinero las carencias personales. Las notas periodísticas se empeñan en afirmar que parecía un junior integrado a un mundo de lujo, es risible. Tal vez el adolescente de tenis desgastados que abandonó los estudios a los 14 años atesora zapatos para compensar algo. La Marina y la Seido intervenían al mismo tiempo, un edificio en la calle de Zempoala, ahí se reunían para el corte semanal de sus actos delictivos. Vecinos de edificios aledaños, que pidieron anonimato, refieren: “Ruidos horribles. Nos escondimos, pensamos que era en nuestro edificio, todo se escuchaba, pasos de personas que huían, gritos, saltaron desde el cuarto piso hacia el estacionamiento, cayeron al techo de un auto blanco que estaba en la planta baja, intentaban entrar al auto”, los vecinos que me ofrecieron generosamente su testimonio afirman que escucharon golpes y detonaciones, “algo que se desgajaba, por el patio de un departamento lograron llegar a la planta baja, eran policías, siempre tenemos cerrada la puerta principal con llave, no pudieron salir, nos asomamos con mucho miedo, los que escaparon salieron por la puerta del edificio del operativo”. Cámaras de televisión rondan la zona, la frase que se repite en los medios: “Policías y funcionarios los protegían”, nadie se atreve a mencionar a Mancera, ni a los policías y funcionarios a cargo en su mandato, el presunto grupo delictivo cometió innombrables atrocidades en su jefatura. No estaban solos, imposible delinquir a esos niveles de impunidad sin protección. La manta colgada en Taxqueña hace unos días revela el hartazgo de los comerciantes de Centro y Tepito, extorsionados por personas ajenas. El Betito es de la Guerrero, El Pulga era de Atlampa, tomaron el barrio como rehén, la U no de es de Tepito. Toda esta violencia que empezó como un cerco macroscópico hasta convertirse en una marea enorme, nos ha rebasado. Hace varias semanas en El Palacio de Palacios, escuché a unas personas de acento venezolano: “Celina no maneja fotografías, pero... tiene un arancel de lujo”, se acercaron al gabinete de Tom Ford. La criminalidad no solo opera en las franjas marginales, sus clientes potenciales viven en zonas de alto impacto económico.



* Escritora. Autora de la novela Señorita Vodka (Tusquets)



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.