• Regístrate
Estás leyendo: ¿Arrepentimiento o dignidad política?
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 11:24 Hoy

Al descubierto

¿Arrepentimiento o dignidad política?

Sofía Negrete

Publicidad
Publicidad

En el proceso rumbo a la contienda del próximo primero de julio se han registrado diferentes hechos inéditos en los partidos políticos pero el que encabeza sin duda la lista del top ten es el blanquiazul, por la sencilla razón de que nunca se había registrado una situación como la ocurrida con el presidente del partido Humberto Andrade Quezada.

Se separó del cargo y en 12 días regresó. Un regreso que aún muchos panistas no logran discernir. Un regreso que el mismo gobernador Miguel Márquez Márquez le recomendó no hacer.

Una realidad y que es sabido por muchos es que Humberto Andrade Quezada levantó la mano para ir por el senado lo cual no fue tomado en cuenta ni en Guanajuato ni en el Comité Ejecutivo Nacional de su partido; luego su nombre se puso sobre la mesa para ser el candidato de unidad para buscar la alcaldía de León, incluso sobre el nombre de Héctor López Santillana, un hecho que para muchos que no fue bien visto.

Luego el pasado 16 de febrero se hizo público que solicitó licencia por un período indefinido al cargo de Presidente del Comité Directivo Estatal del PAN y se registró como precandidato a diputado por el III distrito local.

Algunos panistas que forman parte de la cúpula del partido, aseguran que previo a esa fecha, el mismo Humberto habría viajado a la Ciudad de México y habría presentado su renuncia a los liderazgos nacionales derivado del trato recibido por los grupos en Guanajuato y el premio de consolación además de darle juego habría sido la diputación local.

Tener la posibilidad de haber ido por una diputación local no era garantía de que tuviera en el bolsillo la coordinación del rebaño azul en el Congreso del Estado.

Resulta que 12 días después de haberse separado de la dirigencia del partido, Humberto Andrade dio la sorpresa de declinar a la candidatura a la diputación local lo cual al día de hoy la mayoría de los panistas siguen sin entender el porqué de su decisión. Ese mismo día sesionó la comisión permanente del comité directivo estatal del PAN y los presentes coinciden que el Humberto Andrade presente no fue ni la sombra del dirigente que había sido. Un líder que estuvo callado y sin opinar, ajeno a lo que ocurría.

La verdad según Humberto Andrade es que regresa a su cargo para continuar con el trabajo que ha hecho en el partido y ¡mantener la unidad!, aunque los mismos panistas saben que desde el año pasado el dirigente ha sido vapuleado en ocasiones claves por el grupo identificado con el Gobernador.

También Humberto niega contundentemente haber siquiera pensado renunciar al partido y recibir a cambio una diputación. Asegura que hoy la relación con el Gobernador y otros personajes de su partido es buena.

Será que en la reflexión que hizo el dirigente del panismo entendió que la forma en la que llegaba peleando una candidatura en el Congreso Local no fue la correcta, además de ponerlo entredicho entre los liderazgos del partido.

Será que el líder panista al final se arrepintió y permitió el paso a alguien más. Y es que con su renuncia a la candidatura dio paso para garantizarle y darle juego a Miguel Salim quien ya no figuraba en nada, una jugada con la que además quedó bien al interior del partido.

Si bien su retirada aún no es entendida, fue bien vista y con esto calla las voces que en las últimas semanas le habían tundido, aún le restan seis meses de trabajo donde puede revertir el trabajo y el escenario a los que se ha enfrentado.

Con su regreso al partido, Humberto Andrade puede amarrar sin duda la posibilidad de continuar en el cargo tres años más, ya que en septiembre concluye el período para el que fue electo, sumado a los resultados que el partido registre en la contienda del próximo primero de julio.

sofia.negrete@milenio.com
@sofia_negrete

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.