• Regístrate
Estás leyendo: Descubriendo al creador de sueños; una charla con Steven Spielberg / II
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 18:52 Hoy

Revisando Cannes

Descubriendo al creador de sueños; una charla con Steven Spielberg / II

Silvestre López Portillo Villegas

Publicidad
Publicidad

Preparando y dirigiendo

Silvestre López Portillo Villegas: ¿Cómo te preparas física y emocionalmente para entrar a una filmación?

Steven Spielberg: Lo que hago es que me preparo para no dormir.

SLP: ¿Cómo lo haces?

SS: Sí, es raro y debería ser al contrario, dormir lo más que pueda antes de arrancar una producción, pero conforme me he hecho viejo, entre más trabajo menos tiempo necesito de sueño, son de esas cosas que vienen con la edad. Ya estoy viejo.

SLP: Serás mas grande, pero también más sabio.

SS: Sí, sabio puede ser. La sabiduría viene con la edad y sobre todo lo que llega es la experiencia. Pero no hago algo especial para mí, lo que me gusta ahora es saber qué necesitan mis actores para estar preparados, no puedo ser ese director dogmático que fuerza a todos a que hagan todo como yo quiero; ahora soy más flexible porque necesito ser un director diferente para cada uno de los actores. No soy el mismo con Ruby Barnhhill (niña que interpreta a Sophie en Mi amigo el gigante), que con Mark Rylance (El gigante) tengo que conocer a la persona y acomodarme a lo que quieren y a sus necesidades... creo que pude haber sido un buen terapeuta de no ser director de cine (carcajadas).

SLP: Pero en ese método a lo mejor actuaste igual con Ruby, que con Drew Barrymore o Henry Thomas en E.T.

SS: No, tampoco con Christian Bale en El imperio del sol. Soy diferente con cada uno de ellos. Lo que sí hago igual con todos los jóvenes actores es que los hago sentir que están en sus casas. El set debe ser lo más parecido a su hogar, porque los niños llegan cohibidos y deben tener un lugar para desinhibirse y sentir que pertenecen ahí.

La edición

SLP: Sé que siempre disfrutaste editar en moviola.

SS: Sí, me encantaba.

SLP: ¿Extrañas la cinta?

SS: No, sigo filmando en cinta.

SLP: ¿De verdad?

SS: ¡Sí!, y expongo todo en negativo, solo que lo digitalizo inmediatamente y edito en el programa Avid. La última película que edité en cinta fue Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (2008)"; a partir de ahí todo la edición la hago en digital.

SLP: Son dos mundos diferentes la cinta y el digital.

SS: Claro. Yo noto la diferencia.

SLP: Para muchos directores el proceso de la edición es doloroso, ¿para ti lo es?

SS: No, para nada. Editar era antes mi deporte favorito, ahora es la producción. Cuando era joven, editar era lo mejor porque no tenía presiones, no tenía que contestar 10 mil preguntas al día. Solo estaba yo con mi editor y la película sentados encerrados como si fuéramos monjes en un monasterio, editar era una experiencia monasterial.

La industria de Hollywood y Cannes

SLP: Llevas muchos años en el cine, ¿cómo ha cambiado la industria, por ejemplo en Hollywood y en Cannes, que son dos mundos al parecer, diferentes pero no lo son tanto?

SS: Cannes exhibe las películas que se crean en todo el mundo y por eso hay un sabor internacional maravilloso que no existe en ninguna parte del mundo. Aquí en Cannes el arte se encuentra con el glamur. Hollywood hace películas con una carga muy fuerte de sentimientos estadunidenses, tiene mucho menos conexión con el exterior.

El cine mexicano

SLP: Sé que has visto mucho cine mexicano.

SS: Me gustó mucho Heli (Amat Escalante 2013), que fue la cinta a la que le dimos el premio de Mejor Director cuando yo fui presidente del jurado aquí en Cannes. He visto mucho cine mexicano y noto un gran renacimiento, todos conocemos el trabajo de Guillermo (del Toro), Alejandro (González Iñárritu) y Alfonso (Cuarón).

El resurgimiento del cine mexicano es muy parecido al que ocurrió en Australia hace 25 años. Los directores en México son muy apegados a su arte, sus películas son hermosamente hechas, con un oficio como pocos, sus composiciones y sobre todo su imaginación. Ellos tienen arte, pero también ciencia, como Gravedad y El renacido, son arte y ciencia. El arte de contar historia y la ciencia para lograr esas tomas. Lo que pienso que une a estos mexicanos es que son verdaderos artistas.

El tiempo había terminado. Me levanté agradeciéndole mucho su tiempo mientras también se levantaba. Le ofrecí mi mano la cual tomó y jaló para darme un abrazo y decirme: "Muchas gracias por la charla sobre cine, ojalá podamos continuarla en otra ocasión".

Solo contesté que el agradecido era yo y que esperaba con ansias poder seguir conversando, mientras tanto, nos veíamos en el cine.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.