• Regístrate
Estás leyendo: También hay clases
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 13:17 Hoy

En Plural

También hay clases

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

Luego de allegarle la mayor tajada de votos para su contundente triunfo en el pasado proceso electoral, y arrasar en la entidad con los cargos de índole federal -diputados y senadores- está claro que varios morenistas mexiquenses esperaban al menos un huesito, pero de los pesados, sin embargo en el gabinete de López Obrador los personajes locales brillan por su ausencia.


Recordemos que una estrategia de Andrés Manuel, desde hace varias campañas, ha sido el "madrugar" no solo para marcar agenda ante la prensa, sino también, en cada intento de ser presidente, para presentar a quienes teóricamente integrarían su gabinete.


Así que esto no es nuevo. Y aunque está claro que falta mucho para el 1 de diciembre, cuando ahora sí tomará posesión en el cargo, una vez más los del Estado de México no alcanzan ni reintegro.


En 2006, por ejemplo, cuando se colgó una banda hechiza, su equipo legítimo incluía hasta cambio de nombre en las secretarías y engrosar el gasto con la creación de nuevas (como la Secretaría de la Austeridad, con todo lo contradictorio que esto suena). Ya desde entonces figuraban personajes como Javier Jiménez Espriú y Miguel Torruco, entre otros que cada seis años son considerados aunque han cambiado de cartera. Otros estuvieron, pero ya no, como Agustín Ortiz Pinchetti. Pero los paisanos de plano no salen en las fotos.


Si bien actualmente se ocupan de tareas importantes, hasta el momento ni Yeidkol Polevnsky (la presidenta nacional de su partido, nacida en Ciudad de México, pero avecindada mexiquense al grado de haber aspirado a la gubernatura) ni algún integrante del "Grupo Texcoco", Higinio Martínez, Delfina Gómez u Horacio Duarte, aparecen en "la lista grande". Tampoco en alguna dirección relevante, hasta el momento.

Habrá que esperar, pues cambios de última hora los ha habido (recordemos que de fea forma bajaron del caballo a Héctor Vasconcelos, para "empoderar" a Marcelo Ebrard, otro de los cercanos), pero por lo pronto no deja de llamar la atención ese extraño muro al que se enfrentan entre desempeñarse como un eficaz operador electoral y ser un funcionario del máximo nivel.


¿Aquí faltarán cuadros de ese perfil? Lo dudo. Sin embargo, una explicación plausible es que, en esta mina de votos, algún operador político que reciba los reflectores de un cargo de esa magnitud, crecería representando un peligro latente para quien pretende tener el control absoluto del presente y futuro de la nación y del partido. Su evidente astucia política le dice que en ese tigre debe seguir enjaulado, que el equipo de gobierno debe estar integrado por gente que, por sí misma, no conseguiría ganar ni su manzana. El tiempo dirá. 


Finalmente, en otro asunto, pero hablando también de los morenistas "de casa", el diputado electo Maurilio Hernández seguramente será quien coordine a su numerosa bancada en el Congreso local, y ya manifestó su oposición a las recientes reformas, aprobadas apenas hace unos días por los legisladores actuales, tanto la Ley del ISSEMyM como las referentes a la reestructuración de la deuda pública de la entidad, que fueron iniciativa del Ejecutivo que encabeza Del Mazo. Lo que viene es de pronóstico reservado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.