• Regístrate
Estás leyendo: Señor presidente
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 12:27 Hoy

En Plural

Señor presidente

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

El relevo presidencial fue apoteósico y ha generado grandes expectativas. La mayoría de la gente está dispuesta como nunca a participar y a "jalar parejo", aunque en números generales la mayor parte de los mexicanos no votó por el ahora presidente en julio pasado.

Estoy seguro que si algunos desean que le vaya mal a López Obrador como mandatario, son parte de un grupo minúsculo, pero está claro que debe gobernar para todos, le guste o no al presidente de nuestro país. Él merece respeto a su investidura y el beneficio de la duda, le guste o no a ese pequeño grupo.

Ciertamente, desde que fue electo, ha generado más dudas que beneficios, y es que sus postulados se han encontrado con el recio muro de la realidad. Su realidad.

¿Quién podría oponerse a que reciban apoyo los jóvenes, ancianos, discapacitados, indígenas, y que por fin tengan igualdad de oportunidades?, nadie. Sin embargo, en esta lógica de "no más privilegiados, primero los pobres", vino a irrumpir el lujoso consorte César Yáñez, como botón de muestra de la terca realidad de ese neoliberalismo que tanto aborrece.

¿Quién no quiere que la corrupción se acabe, que México se lave la cara ante su pueblo y en el concierto internacional? Pero está esa mancha indeleble en el rostro llamada René Bejarano, formado junto a otro muchos en primera fila del nuevo gobierno.

¿Quién quiere que continúe el largo y vergonzoso historial de fraudes, opacidades y dudas electorales? Una minoría. Pero la Fundación Rosenblueth ha aceptado el papel de patiño de la nueva era.

¿Quién estará de acuerdo con la impunidad ante los abusos del poder, ante las tropelías de la gente que ha manejado los recursos nacionales? Absolutamente nadie, pero ahí están muriendo de risa los Robles, los Lozoya, los Gordillo... la lista sería inmensa.

En fin, es de sentido común que los planes de esta llamada cuarta transformación, aunque tachados de anacrónicos, suenan maravillosamente bien.

Después de todo lo que nuestro país ha padecido en la era reciente, claro que merece una época dorada. Lástima que todo apunte a un autosabotaje a corto plazo.

Pero espero sinceramente equivocarme y que el beneficio de la duda resulte en un gobierno positivamente memorable. El cronómetro de la historia está en marcha.

sergio.villafuerte@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.