• Regístrate
Estás leyendo: El nuevo presidente
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 04:10 Hoy

En Plural

El nuevo presidente

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

El de ayer ha sido un día histórico, sin duda. Hay nuevo presidente, esa es la voluntad de los mexicanos. Es histórico por la copiosa participación electoral y también por lo temprano que salieron los contendientes a la presidencia, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, a reconocer las tendencias que les fueron adversas cuando el PREP prácticamente no había siquiera arrancado. Las lecturas son varias, pero una muy importante puede ser que, en un acto de extrema sensatez, evaluaron el daño que a la economía nacional le podía producir prolongar una derrota anunciada. Cada minuto de incertidumbre podía ser una décima en favor del dólar. A partir de hoy habrá que observar cómo se comportan los mercados, empresarios... en fin, todos los elementos que conforman al país en ese ámbito.
Serán seguidos con lupa por la población los principales alfiles del ganador Andrés Manuel López Obrador, los que abanderaron la anticorrupción y la honestidad. No es lo mismo decir que hacer. Esperemos, por el bien de México, que cumplan a carta cabal.
En el Estado de México, además de histórico fue festivo por una participación masiva en las urnas, por el ambiente de tranquilidad y civilidad en general. De los 11 millones 800 mil mexiquenses que podían salir a votar, la participación seguramente rebasó la previsión más optimista que era 70 por ciento. Por otra parte, muy destacado papel del gobierno mexiquense que encabeza Alfredo Del Mazo Maza; fue totalmente respetuoso durante el proceso y no cayó en la tentación de inmiscuirse en favor de alguien.
El sentido de los sufragios marcan nuevo rumbo para importantes demarcaciones municipales, mantienen el de otras y, finalmente, veremos cómo se configuran en sintonía las cámaras legislativas, a nivel nacional y estatal.
Sin embargo, también fue un día lamentable por algunos aspectos particulares en el ámbito nacional y posiblemente en el estatal. El voto entusiasta de los mexicanos, un gran número de los cuales son dados al arrebato, al experimento y al pensamiento de “peor no podemos estar”, le pone a algunos en bandeja de plata el control y administración del destino de una parte importante de la población, y no es muy seguro que sean los más capaces para ello.
Hay personajes que ganaron no por buenos, sino por populares. Muchos con popularidad prestada del candidato presidencial, y otros más por su paso en ámbitos distintos a la administración pública, como la farándula o el deporte. Y el ejemplo emblemático es Cuauhtémoc Blanco, que con la secundaria trunca y su peculiar estilo caprichoso, es el virtual gobernador de Morelos.
Tomo una definición de diccionario: “Del latín popularis, popular es un adjetivo que señala aquello que pertenece o que es relativo al pueblo. El término tiene distintas aplicaciones, puede hacer referencia a cualquier cosa que provenga del pueblo, que sea propio de las clases sociales más bajas, que se encuentre al alcance de la mayoría o bien que sea conocido por la sociedad en general”.
Pero sea cual sea su tipo de popularidad, todos ellos, hasta el “Temo”, tienen la oportunidad de demostrar que su verdadero y legítimo interés es servir a los ciudadanos. Veremos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.