• Regístrate
Estás leyendo: Del miedo a la alegría
Comparte esta noticia

En Plural

Del miedo a la alegría

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

Es la recta final de las campañas. Fueron de lo más breve, de acuerdo con recientes legislaciones al respecto. En las páginas de MILENIO, respondiendo al compromiso con nuestros lectores, ha existido el equilibrio y una riqueza de propuestas e información de todos los candidatos, especialmente los presidenciales. No es una concesión graciosa, es trabajo periodístico y convicción, sabedores de que la credibilidad es un fruto que se cultiva cuidadosamente. Ha sido un espacio abierto y plural.

En ese sentido, ayer algunos periodistas tuvimos oportunidad de conversar con el candidato presidencial de la Coalición PRI, PVEM y Nueva Alianza, José Antonio Meade Kuribreña. A siete días de la votación, un tópico obligado era su evaluación de la situación nacional, y por supuesto de su campaña.

Llama la atención su semblante, más relajado y convencido de lo que está haciendo, del papel histórico que, como todo aspirante al máximo cargo político de México, tiene a su espalda. El país, reconoce en una suerte de autocrítica al haber formado parte de los últimos dos regímenes, “tiene miedo por la inseguridad, coraje frente a la corrupción, frustración frente a la pobreza”. Al centro de su propuesta, nos explicó, está el combate a la inseguridad. También habló sobre la pobreza: “vamos a entrarle de frente, avanzando con cada una de las familias”

Este último tema, ya sabemos, ha sido argumento de todos los abanderados que aspiran a suceder a Peña Nito en Los Pinos. Le hicimos ver que probablemente mucha gente que está en esta franja de pobreza no conoce de las macrocifras con las cuales se presumen grandes logros. ¿Qué es “entrarle de frente” a la pobreza? ¿Cómo harán para, de manera puntual e inmediata, cerrar la brecha de desigualdad?, le preguntamos.

El aspirante presidencial respondió instantáneamente en tono de Secretario de Desarrollo Social, y entre otros aspectos subrayó que trabajará “para que tengamos estancias, guarderías, escuelas de tiempo completo, créditos a la palabra, becas para las jefas de familia que regresen a la escuela, hospitales funcionando todos los días con 100% de medicinas”. Más novedosa fue su afirmación de la necesidad de una estrategia “de las familias para el gobierno, y no del gobierno para las familias, pues cada familia es diferente y necesita de nosotros un acompañamiento distinto”, dijo.

En la seguridad pública, Meade Kuribreña reconoce tácitamente que la delincuencia organizada ha rebasado la capacidad del estado -y de los estados- para hacerle frente. “Hoy le damos una gran ventaja a la delincuencia, ellos pueden actuar en todo el país, y nosotros enfrentados y divididos. Tenemos que enfrentarlos con una sola estrategia, y con una escala mucho mayor, que nos permita recuperar tranquilidad en cada uno de los espacios. Lo que queremos lograr es transformar este miedo en la alegría de saber que vamos a estar seguros en nuestro país”.

En la cuestión de la corrupción que tanto coraje causa, dijo en algún momento que encabezará un gobierno honesto. No abundó.

Al despedirse salió apresurado y de muy buen ánimo al encuentro con miles de militantes en el zócalo de Toluca. Se percibe que, el experto como funcionario, en el papel de candidato presidencial la seguridad ya le permitió el paso del miedo a la alegría

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.