• Regístrate
Estás leyendo: Alta traición
Comparte esta noticia

En Plural

Alta traición

Sergio Villafuerte

Publicidad
Publicidad

La multa de más de 197 millones de pesos que anunció el Instituto Nacional Electoral contra el partido Morena por el dudoso fideicomiso "Por los Demás" de ayuda para damnificados que creó dicho partido tras los sismos del 7 y 19 de septiembre del año pasado, es un cañonazo en la línea de flotación del incipiente régimen de Andrés Manuel López Obrador, pues su eterna campaña se sustentó en la honestidad y, según presumen los consejeros del INE, en realidad los fondos recaudados (78 millones 800 mil pesos) tuvieron realmente como objetivo actividades electorales.

Los consejeros presentan indicios que parecen firmes. Incluyen videos de unos morenistas depositando efectivo y otros retirándolo posteriormente. El virtualmente electo presidente de la República han salido a establecer una defensa apresurada, descalificando el señalamiento como una "vil venganza", argumento que parece sustituto del "compló" que esgrimió durante años.

Sus generales, detrás, también señalan que no hay nada ilícito en este asunto dado que ese fideicomiso es "privado" y no fue establecido ni operado por Morena. Olvidan que fue el propio López Obrador quien, unos días después de los trágicos eventos de septiembre pasado, en su calidad de máximo dirigente de su partido político, anunció públicamente su conformación. Incluso después detalló que a partir del 29 de septiembre se comenzarían a repartir los apoyos a damnificados.
Señalan que, de hecho, ni siquiera poseen información al respecto, que ellos ni vela tienen en el entierro. ¿Su líder histórico y posterior candidato presidencial armó y publicitó un millonario entramado financiero -aun suponiendo que con nobles fines- del cual después se desentendió?

Al perecer él sí tiene información. Andrés Manuel asegura que “Todo se entregó (...) lo que llegó fue por donativos y hubo dos auditorías".
Los dimes y diretes aún tienen cuerda para rato. De comprobarse la maniobra a la que todo apunta, lo que parece quedar claro es que, en algún momento, por fin se decidieron a entrarle al tú por tú en cuestión de trinquiñuelas a sus contendientes políticos. Jugaron recio a enseñarle al mismísimo Herdez el fino arte de procesar chiles.

Lo que agravaría el problema es que, en ese supuesto, pudiendo tomar como bandera el rescate de la vaquita marina, la recuperación del hábitat de la hormiga chicatana o cualquier otra conmovedora causa para desplazar dinero, alguien tuvo la peregrina idea de tomar como pretexto una tragedia que le cala hondo a los mexicanos desde hace décadas: las víctimas humanas y daños materiales que ocasiona un sismo.

Si le comprueban de manera contundente la movida, el dinero es lo de menos. Morena pagará con "sus" recursos que salen, como los de todos los partidos, de los impuestos de la ciudadanía.

La verdadera multa sería moral: muchísimos de esos damnificados, los del terremoto y de otras desgracias, fueron quienes llevaron a AMLO a la presidencia, y entonces, para ellos, se habrá tratado de un alta -y vil- traición.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.