• Regístrate
Estás leyendo: El del sombrero de pico
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 06:37 Hoy

Negocios en Movimiento

El del sombrero de pico

Sergio Luis Naumov

Publicidad
Publicidad

¡Bueno! El hombrecito del sombrero de pico que iba en “en el tranvía fantasma”, el duende Brucie, les dijo a todos: señores espero hayan disfrutado el recorrido por toda la zona empresarial que ustedes comenzaron hace muchos años, tengo algunas observaciones para las empresas que desde aquel entonces han sido exitosas:
Sus descendientes siempre mostraron interés por el negocio; el entrenamiento se facilitó y el proceso de sucesión fue exitoso, sus hijos absorbieron toda su cultura de como “manejar y administrar bien su legado”.
Tuvieron la certeza y genialidad de retirarse a tiempo para ceder el mando, le digo yo “el bastón”. Ellos hicieron crecer la compañía, se adaptaron a los nuevos escenarios, replicando con sus nietos o bisnietos.
Implementaron tecnologías, hoy todos se manejan con folletos electrónicos, aplicaciones y hacen su publicidad en redes sociales. Manejan muy bien su patrimonio.
Las estructuras organizacionales están adecuadas a las necesidades, innovaron y crearon nuevos productos, haciéndolos crecer más y más, hasta tener franquicias a nivel nacional.
A los que no les fue bien y cerraron sus empresas, les dijo el duende: no tuvieron la suerte de tener hijos o descendientes a quién legar su empresa, no se preocuparon por buscar a quien formar.
Los hijos que heredaron su empresa nunca le interesó, solo hasta que se fueron, por lógica no pudieron hacerla exitosa. Nunca soltaron el poder, aun teniendo a sus herederos en el negocio, siempre estuvieron atenidos a su liderazgo.
Fueron egoístas, nunca les pasaron sus secretos, se los llevaron a su viaje en el tranvía. Dejaron al hijo que no le echaba ganas al trabajo, porque no confiaban en nadie, ni en los más brillantes.
No tuvieron una visión de largo plazo, no soñaron en el futuro. Hicieron lo contrario a todos los negocios que sobre vieron hasta estos días.
Bien señores y señoras, este viaje en el tranvía ha terminado, por esta ocasión, esperemos algún dia vuelva dar un recorrido por las viajas calles, a ver quiénes siguen sobreviviendo. El reloj marca las 10:10, hasta pronto. ¡Vámonos!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.