• Regístrate
Estás leyendo: Detallitos
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 13:38 Hoy

Negocios en Movimiento

Detallitos

Sergio Luis Naumov

Publicidad
Publicidad

La vida de un estudiante, profesionista o un ejecutivo de empresa, o hasta los dueños de la misma, está llena de actividades que hacen de él o ella su grandeza; o lo contrario, que impacta a la dinámica de su negocio, y esta puede realizarse a una baja calidad, o ser mediocre, o bien tratar de siempre ser el mejor, cuidando la calidad en todos los sentidos, para dar lo mejor de sí, hacia su entorno. Veamos a continuación algunos de esos detalles que se pueden tomar en cuenta:

Federico acaba de entregarle a su jefe el trabajo que desarrolló y en el que habla del mercado de la empresa y de su competencia; está implacablemente bien hecho, de unas 30 páginas.

Pero, ¡oh! Hay un problemita: “olvidó enumerar las páginas”. Y el trabajo ya se le envió al consejo de administración.

Carolina recibió el trabajo de sus alumnos; pero qué lata es revisar los trabajos de Pedro, siempre los hace con letra cursiva, y se tarda mucho en leerlo.

Ricardo revisa sus correos detalladamente; pero hay uno con el que siempre batalla, pues la página de internet no lo baja rápidamente, pues las hojas siempre vienen de diferentes colores, y figuras chuscas. ¡Qué problema, y de qué mal gusto!

En la comunicación interna y externa de la empresa no aparecen los anuncios de privacidad; o sea, ¿pueden hacer lo que quieran con ella?

Don Héctor, qué bien se ve hoy con ¡ese traje tan elegante! Pero en confianza le digo: olvidó bolear sus zapatos.

Creo que la combinación de ese azul marino con el negro de su traje sastre, y las sandalias amarillas que Sofía trae hoy, no le queda bien. ¡Que alguien le diga, por favor!

¡Buenos días tengan todos ustedes! Les haré la presentación del presupuesto. Pero, ¿qué pasa con el equipo de proyección?, ¿por qué no funciona? Bueno, se las haré en mi computadora. ¡Acérquense todos para que vean mejor!

Señor Ramírez, la corbata la trae a la mitad de su abdomen. ¡No se ve bien!

Cada vez que habla don Jacinto hay que cubrirse, pues sin querer, ¡a todos les salpica de saliva!

Dios mío, qué mal olor de boca tiene Susana; no se puede concentrar uno en escucharla.

Oye, el que está en el escenario, ¿es el conferencista o el personal de apoyo?

Camilo siempre usa los pantalones como si fuera a brincar los charcos, y la punta del cinturón la trae hacia afuera siempre. ¿Será la moda?

Quizás todos los ejemplos anteriores podrían ser insignificantes para unos.

Pero para otros, pueden marcar la diferencia... ¡para continuar o no en una relación de trabajo o negocio! PIÉNSELO.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.