• Regístrate
Estás leyendo: “Canarios en el alambre”
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 15:35 Hoy

Negocios en Movimiento

“Canarios en el alambre”

Sergio Luis Naumov

Publicidad
Publicidad

Dos amigos “canarios” acaban de darse un buen desayuno de gusanitos, allá por la laguna; posteriormente se fueron a descansar y a pararse en un alambre que está justo arriba de la plaza.

Desde ahí visualizan todo lo que pasa a su alrededor, y lo primero que ven es, que hay mucha gente esperado que abran el banco. Ya son las 9:10 AM y todos en la fila desesperados, mientras los vendedores ambulantes hacen su venta del día, aprovechando la situación.

Kiko y Rufino observan que sale de aquella relojería un empleado, que a los 30 minutos regresa con una bolsa grande, llena de tortas, para sus compañeros; cambian de cable para ver mejor y efectivamente, el patrón no ha llegado, y todos disfrutan de este rico antojito, mientras los clientes esperan molestos, y a uno que otro se le antoja también.

Ya como a las 11:00 AM vuelan a una cornisa interna de un centro comercial; ahí ven que seis jóvenes y buenos amigos están muertos de la risa, y conversando de cómo van a arreglar el mundo de la política, la economía y hasta el de las ciencias, pues todos creen saber de todo y son especialistas.

Los “canarios” se preguntan: ¿y estos, tú, a qué horas trabajan? Ven un poco más a su derecha y están como 10 personas mayores ya jubilados, platicando de los mismos temas.

Ya aburridos cambian de alambre, ahora dentro de una fábrica, algunos trabajadores muy activos en sus labores, otros descansando, como si estuvieran agotados; ah, y aquel individuo que entró al sanitario hace una hora con el periódico. ¿Qué le habrá pasado, tú, pues todavía no sale? Se percatan que el supervisor les llama la atención, pues van atrasados en su plan de trabajo.

Se introducen en el almacén de una empresa, ahí se observa que hay un grupito de gente tomando refrescos, y degustando una rica botanita, en horas de trabajo, Kiko se pregunta, “¿y dónde está el jefe?” Pues ahí con ellos -le responde Rufino- ¿qué no lo ves? Después, de repente quedan atrapados dentro de las oficinas, por ahí se paran en lo alto, detrás de una lámpara, observan cómo una persona saca muchas copias. “¿Extraño, no?” comenta Rufino, ¿pues para que son las computadoras? Ven a un grupo de compañeros en la cafetería, todos felices. Finalmente regresan al centro comercial a las 7:00 PM. Los amigos que encontraron en la mañana van de salida. ¡Ah qué canarios tan metiches! ¿No lo creen?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.