• Regístrate
Estás leyendo: La mascota de los de la letra (1 de 2)
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 13:31 Hoy

Último Round

La mascota de los de la letra (1 de 2)

Sergio Gómez

Publicidad
Publicidad

Cuando uno pasa la adolescencia en Nuevo León, hay que tomar partido: Tigres o Rayados. Es una disputa obligada; el futbol monopoliza la plática en cientos de carnes asadas que tienen como testigo imponente al Cerro de la Silla.

Pero no todo es futbol. Si uno pasa la edad de la punzada en el sur del área metropolitana, no a unos metros del Tec de Monterrey sino en la parte olvidada: en otro cerro más pequeño, el de La Campana o en el de La Risca o en el de Altamira, en la colonia Burócratas Municipales o en la famosa “Indepe” o en la colonia Valle del Mirador o en Canteras… uno tiene que tomar otros partidos.

Una pinta en la pared anuncia que la zona, supuestamente, tiene dueño: “Ira Territorio. Cartel del Golfo con el pueblo de N.L.” El grafiti lleva más de tres años. Nadie lo ha querido quitar o nadie se ha atrevido. Quién sabe. Quizá la pintura sale muy cara y uno se acostumbra a ver la pared verde así, con esas letras temblorosas. Quizá sea el tiempo el que termine de descarapelar el mensaje de bienvenida.

Por otro lado, hay chavos que en las últimas hojas de los cuadernos de la escuela dibujan un personaje con lentes, gorra y, debajo, un pasamontañas con una letra a la altura de la boca. Pantalón bombacho, calzado de bombita, el personaje apachurrado sostiene, casi siempre, uno o dos cuernos de chivo. Es como una mascota del salón de clases. El mono está en el pizarrón de la preparatoria, en las paredes, en los mesabancos y casi siempre en las libretas. Como los personajes de los juegos olímpicos que aparecen en todos lados.

El partido que uno debe tomar es entre el Cartel del Golfo o los Zetas.

A estos muchachos les tocó vivir en una zona estratégica para las bandas del crimen organizado. Como en La Revolución, el control de los cerros y las partes altas de las áreas en disputa es importantísimo. Lo retrata Mariano Azuela en Los de abajo pero también –a cien años de la publicación de la novela mexicana- lo retratan estas balaceras.

A estos muchachos, como aquellos que en Torreón, Coahuila viven en Cerro de la Pila y el Cerro de las Noas, les tocó vivir en medio del fuego cruzado. Estos regios y aquella gente de la Comarca Lagunera corrieron con una suerte muy parecida.


Sergio Gómez twitter: @Sergomezv

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.