• Regístrate
Estás leyendo: Un valor llamado amistad
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 22:58 Hoy

Prospectivas

Un valor llamado amistad

Saúl Barrientos

Publicidad
Publicidad

Esta semana, cansado de leer sobre temas políticos y acciones de gobierno, volví a esos libros donde uno encuentra en unas cuantas páginas, verdaderas lecciones de vida.Tan pronto abrí el libro “En esto creo” del maestro Carlos Fuentes, me topé con un tema que nunca he abordado en ese espacio y que para mí es más importante que cualquier otro: me refiero al valor de la amistad.
Carlos Fuentes es simplemente brillante para abordar el tema, y lo hace desde múltiples ángulos. Sobre la relación de la amistad con el amor, nos dice “y si la amistad puede convertirse en amor, el amor rara vez se convierte en amistad”.
Relacionado con la juventud, el autor recomienda: “aprendamos a gobernar el orgullo de ser jóvenes. Un día no lo seremos y necesitaremos, más que nunca, a los amigos”.
Sabiendo que todo tiene contrastes, sobre la amistad y la traición, reconoce que todos, “en grado menor o mayor, hemos traicionado o hemos sido traicionados por la amistad”. A veces, las bandas se desbandan, y los íntimos amigos de la juventud pueden convertirse en los más alejados e indiferentes fantasmas de la edad adulta. Fuentes recuerda cuando Wiliam Blake decía: “tu amistad me hiere demasiado. Por favor, sé mi enemigo”. Y recuerda lo que señalaba Canning, cuando como canciller, dándole a la amistad un toque diplomático, afirmaba: “sálvame del amigo sincero”. En esto último Fuentes coincide: “en la diplomacia y en la política, confiar en la amistad es exponerse al error”.
Por último, contextualiza en unas cuantas palabras lo que todos deberíamos saber de la amistad: “que la amistad se cosecha porque se cultiva. Que nadie hace amigos sin hacer enemigos, pero que ningún enemigo alcanzará jamás la altura de un amigo… amistad es confianza”.
En épocas donde los valores materiales y económicos parecen más importantes; en épocas donde los intereses personales parecen estar por encima de los colectivos; en épocas donde estamos demasiado distraídos en tonterías, vale la pena recordar a los amigos y agradecerles su tiempo, su confianza, sus acciones, su cariño y su perdón cuando nosotros nos hemos equivocado. Creo en la amistad como uno de los valores más importantes; creo que el mundo será mejor en la medida en que mejoremos nuestra calidad humana; creo en mis amigas y amigos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.