• Regístrate
Estás leyendo: No nos distraigamos
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 16:19 Hoy

Prospectivas

No nos distraigamos

Saúl Barrientos

Publicidad
Publicidad

Entre los muchos temas que tiene la agenda pública, especialmente en época electoral, hay uno en el que no podemos dejar de insistir: me refiero a la urgente protección que requiere la libertad de expresión en nuestro país.

Los crímenes contra periodistas y activistas en México no son nuevos; hace muchos años que levantar la voz en este país se convirtió en una tarea de alto riesgo. De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, desde el 2000, más de 110 periodistas han sido asesinados; de dicho número de homicidios prácticamente seis de cada 10 han ocurrido en cinco entidades federativas, entre las que se encuentra el Estado de Tamaulipas. En lo que va del 2017 suman ya siete las víctimas mortales del gremio.

Alguna vez en clase, el Dr. José Elías Romero Apis nos habló de las nueve generaciones evolutivas del crimen, las cuales se encuentran compuestas de la siguiente manera: la primera generación delincuencial son los llamados delitos simples; la segunda, la etapa corruptiva; la tercera, la delincuencia organizada; la cuarta, la transnacionalización; la quinta, la deshumanización; la sexta, el terrorismo; la séptima, la subversión; la octava es la politización del sistema criminal; y la novena generación es la regencia criminal.

Me queda claro que en México vivimos en la deshumanización y por momentos alcanzamos niveles de terrorismo, pero en Tamaulipas tengo serias dudas de cuál es la generación en la que nos encontramos; ¿vivimos en la octava (la politización del sistema criminal) o en la novena (la regencia criminal)?

En este contexto, uno de los principales elementos para lograr salir de esta situación de inseguridad y para combatir contra la corrupción es la información, la libertad de expresión. De ahí la importancia de que como sociedad nos unamos para exigir que los crímenes cometidos en contra de periodistas no queden impunes y que no haya más casos.

Sé que no soy periodista y que estoy muy lejos de serlo; pero el colaborar en este espacio me ha servido para entender y valorar, aún más, la gran labor que desempeñan todos los que nos mantienen informados. Mi reconocimiento y agradecimiento, pero sobre todo mi solidaridad y apoyo en estos momentos difíciles.

¡No al silencio! ¡No queremos ningún caso más!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.