• Regístrate
Estás leyendo: “Ninis” Tamaulipecos
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 02:54 Hoy

Prospectivas

“Ninis” Tamaulipecos

Saúl Barrientos

Publicidad
Publicidad

En el papel, Tamaulipas tiene un atractivo bono demográfico, por cada 9.7 personas en edad productiva hay una en retiro, lo que representa la mayor cantidad de personas en edad de trabajar de nuestra historia.

Sin embargo, en la realidad, de acuerdo con Edmundo Marón, titular del Instituto de la Juventud de Tamaulipas, hoy conocido como Jóvenes Tamaulipas, en el Estado existen más de 350 mil jóvenes que no estudian y no trabajan.

Esta gravísima cifra revela que prácticamente 1 de cada 3 jóvenes en edad productiva, no tiene acceso al empleo ni a la educación. Asimismo, compromete a Jóvenes Tamaulipas a ahondar en el tema, primeramente, mostrando un diagnóstico detallado del problema.

En este marco, resulta necesario preguntarnos ¿qué ha pasado con las políticas y programas dirigidas al sector juvenil?, ¿verdaderamente los gobiernos estatales le han dado el impulso necesario?

Al respecto, un primer tema a reflexionar es el marco normativo bajo el que opera el Instituto de la Juventud. La Ley de la Juventud del Estado Tamaulipas, da a dicho instituto la categoría de organismo público descentralizado, sin embargo, la realidad es que han venido operando como un área más de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado.

Es decir, en la práctica no obstante tiene personalidad jurídica y patrimonio propio, sus decisiones están supeditadas a ser acordadas con los funcionarios de alto nivel de la referida Secretaría. El sustento para que esto ocurra viene del Decreto por el que se crea el Instituto, donde se señala que dependerá normativamente de la Sedesol estatal.

Derivado de lo anterior, es urgente empoderar al Instituto de la Juventud de Tamaulipas, darle mayor autonomía, volverlo un verdadero articulador de políticas públicas para los jóvenes, dotándolo de la fuerza necesaria para coordinar con participación de las demás dependencias, las acciones en pro de los jóvenes.

Tenemos que reconocer que el empleo y la educación para los jóvenes tiene muchos efectos, uno de ellos, sin duda es en la seguridad. No podemos permitir que, ante la falta de oportunidades, los jóvenes tamaulipecos puedan tomar malas decisiones y equivocar su camino.

Como señaló recientemente el Secretario de la Defensa, el problema de la inseguridad, no es un problema que se arregle a balazos. Así que, si queremos avanzar, el motor está en los jóvenes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.