• Regístrate
Estás leyendo: Lo que se viene para la Corte
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 08:37 Hoy

Prospectivas

Lo que se viene para la Corte

Saúl Barrientos

Publicidad
Publicidad

Aharon Barak fue ministro de la Suprema Corte de Israel durante 28 años, de los cuales en 11 se desempeñó como presidente. De ahí la importancia que tienen las ideas expresadas en el libro Un juez reflexiona sobre su labor: el papel de un tribunal constitucional en una democracia.

Para Barak “la principal función de un tribunal constitucional en una democracia no consiste en corregir errores de los tribunales menores. Ese es el trabajo de los tribunales de apelación. Desde su perspectiva la función del tribunal constitucional es más amplia: ejercer una acción correctiva de todo el sistema. Esta acción correctiva se debe enfocar en dos principales problemas: cerrar la brecha entre el derecho y la sociedad y proteger la democracia”.

Se debe proteger la democracia tanto formal como sustantiva que es la expresada en valores y derechos humanos, porque como bien dice el exministro israelí: sin la protección de los derechos humanos no puede haber democracia ni justificación de la misma.

Una lección histórica que dejó el Holocausto es que el pueblo a través de sus representantes (democracia formal) puede destruir la democracia y los derechos humanos (democracia sustantiva).

Hacia adelante, la Suprema Corte de Justicia de la Nación tendrá un papel aún más determinante en México. Frente a las ideas de algunos candidatos de mandar a consulta popular temas relacionados con derechos humanos, deberá ser la Corte quien defienda esa democracia sustantiva, quien defienda los derechos de las minorías, y frente a decisiones que pudieran afectar las garantías y las formas en las que el Estado mexicano hace efectivos los derechos humanos, tendrá también que adentrarse en decisiones que pudieran parecer más legislativas, así como en el análisis de políticas públicas.

De acuerdo con Barak, tres son las condiciones que deben existir en un sistema legal para el desempeño de una adecuada función judicial: independencia del Poder Judicial, objetividad y confianza pública en el poder judicial.

Hoy los mexicanos tenemos que estar más al pendiente que nunca de lo que ocurre en este poder, para que no haya excesos; pero para que tampoco se vulnere su autonomía. En nuestro sistema de pesos y contrapesos, parece que le tocará al Poder Judicial ser el actor más importante en la defensa de nuestra democracia; se trata, además, de seguir cerrando la brecha entre el derecho y la sociedad. Vienen los días más importantes para este poder.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.