• Regístrate
Estás leyendo: JFK y la comunicación política
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 06:01 Hoy

Prospectivas

JFK y la comunicación política

Saúl Barrientos

Publicidad
Publicidad

John F. Kennedy (JFK) es reconocido como uno de los más grandes líderes políticos de todos los tiempos, y en una de las áreas donde más brilló fue en la comunicación política. Sin embargo, de acuerdo con el libro “John F. Kennedy, su liderazgo: Las lecciones y el legado de un presidente” de John A. Barnes, esto no siempre fue así.

Kennedy trabajó con disciplina para convertirse en un gran comunicador y es que no sólo son recordados sus discursos o debates, también lo son sus conferencias de prensa,su carisma y humor, e incluso su manera de comunicar a través de la imagen.

El libro recuerda que, como legislador, JFK hablaba con demasiada rapidez, pronunciando a veces sus discursos a una velocidad de 200 palabras por minuto (alrededor de 150 palabras por minuto es lo que se considera óptimo). Además, tuvo que ocuparsede su carisma y humor, es decir, detrás de ese aspecto natural que reflejaba frente a las cámaras como si se tratara de una estrella de cine o televisión, había mucho tiempo de trabajo.

Kennedy cuidaba cada detalle, por ejemplo, en el debate más famoso de la historia (en el que las personas que lo siguieron por televisión consideraron que JFK había ganado y las que lo sintonizaron por radio daban el triunfo a Nixon), Don Hewitt, quien fue productor de dicho debate, recuerda que Kennedy insistía en reunirse con él días antes para hacerle preguntas. Resultado de esas preguntas Kennedy escogió un traje azul oscuro que contrastaba con el escenario claro del set, mientras que Nixon utilizó un traje gris que tendía a perderse en la imagen.

Por último, cuando hablo de que Kennedy comunicaba a través de la imagen, no sólo me refiero a su aspecto personal.El avión presidencial antes de él, era considerado un objeto utilitario, tenía colores naranja, negro y blanco y la leyenda: Servicio de transporte aéreo militar. JFK, sabía que el avión presidencial podía convertirse en un símbolo de la presidencia misma y de poder. Cuando recibió un Boeing 707 más potente llamó a uno de los mejores diseñadores industriales, el resultado: un avión azul pálido y blanco, mundialmente famoso con la leyenda Air ForceOne, clave con la que el ejército identificaba al avión.Las llegadas presidenciales se convirtieron en auténticos acontecimientos de prensa.Estados Unidos le decía al mundo que era una potencia. El avión era un símbolo que podía llevar a todo el mundo.

El referido libro señala una gran verdad: “No todos los fuertes comunicadores se convierten en grandes líderes, pero casi todos los grandes líderes son fuertes comunicadores”. Hoy en México urgen políticos que comuniquen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.