• Regístrate
Estás leyendo: ¿En nuestro gobierno alta nómina y nepotismo?
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 15:36 Hoy

Columna de Sarkis Mikel Jeitani

¿En nuestro gobierno alta nómina y nepotismo?

Sarkis Mikel Jeitani

Publicidad
Publicidad

El tiempo corre como agua entre los dedos y para nuestro gobierno estatal con mayor rapidez aún. Me han resultado sorprendentes las declaraciones que el Gobernador saliente, Francisco Olvera ha comenzado a hacer, de entre ellas la dicha en la semana que termina, donde deja entrever que es probable que haya mucha gente demás trabajando en gobierno y que se deberá hacer algo, es para mí por demás interesante.

De todos es sabido que en estos últimos dos años, una gran cantidad de gente ha entrado a trabajar en las filas de nuestro gobierno estatal. Partiendo de la premisa de que un gobierno tiene como función principal procurar el bienestar común de las personas dentro del territorio que le atañe, es lógico pensar que el número de trabajadores públicos que tenga, sea proporcional al tamaño de la población que atiende, es decir, mientras más personas vivan en un Estado, más gente en gobierno se justificaría, en caso contrario se supone aplicaría lo mismo.

En Hidalgo se tienen más de doce mil trabajadores en la plantilla del gobierno estatal, distribuidos todos ellos entre dependencias, organismos descentralizados y el despacho del gobernador. Y desde mediados del sexenio se había venido buscando adelgazarla con los que se venían jubilando sobre todo, ya que la premisa era que puesto que se jubilaba, puesto que ya no se supliría.

Más o menos se vino cumpliendo lo anterior, sin embargo y de buena fuente sé que más bien hubo una especie de "limpia" dentro de varias dependencias de gobierno, desvinculando con esto a muchos trabajadores en puestos de mando que llevaban años trabajando. Dando paso a una "nueva" generación de trabajadores curiosamente más jóvenes, reacomodando a otros y agregando a muchos más.

Tengo la oportunidad de conocer a muchísima gente dentro de Gobierno y demasiados de ellos me han platicado de esta situación, pero sobre todo me comentan que en muchos casos la gente que entra no sabe, no conoce y no tiene mucha idea de lo que se debe de hacer en el puesto que ha llegado a ocupar, no hablo de aviadores, creo que ese estigma de a poco ha ido desapareciendo de nuestro vocabulario, por lo menos en el Estatal se ha cuidado mucho que ya no existan personas que cobren y que no realicen ninguna función.

Hablo de gente no preparada para su cargo y muchas de ellas parientes o amigos de quienes ya trabajan dentro, este nepotismo que en muchos lugares se presenta ha sido incluso descarado; entiéndase este término como la preferencia que tienen nuestros funcionarios públicos para dar empleo a familiares ya no lejanos, si no a hijos, esposas, padres, tíos, primos, etc. O bien a amigos cercanos sin importar la capacidad que tengan para ocupar el cargo.

Omar Fayad gobernador electo, además de estar reuniéndose con cuanto actor político pueda, lo cual veo muy bien, también deberá echar cartas sobre este asunto, nos debe quedar claro que el gobierno no es una "agencia de colocaciones" en cada cambio o final de sexenio, si de por si la deuda que dejara FOR será del orden de los cinco mil millones de pesos, el que se dejen puestos que no tienen razón de ser, también seguirán generando números rojos.

Las leyes lentamente han buscado transparentar cómo y quien llega a ocupar un cargo, la profesionalización y el servicio profesional de carrera son dos de los logros más relevantes que se tienen, para que quienes estén dirigiéndonos tengan las credenciales suficientes para hacerlo.

El problema se presenta cuando sin ton ni son, se "crean" puestos de mando sobre todo para colocar a alguien ahí, provocando por obviedad, descomposición y malas prácticas. Hace tiempo en una reunión social pude constatar lo que le platico, sentado a mi mesa se encontraba el hijo de "alto funcionario" de nuestro gobierno, el cual por supuesto también trabajaba ahí, soberbio, altanero, prepotente ya que trato muy mal al mesero que amablemente nos atendía, denoto ante todos los presentes su "poder", ya que afirmo que dentro de los que conformaban el gabinete de Francisco Olvera a todos el conocía muy de cerca, y que si el levantaba el teléfono, cualquiera de ellos lo atendería, una tarde poco grata que se mejoró cuando este personaje se retiró, subiéndose a una camioneta de no menos de ochocientos mil pesos, llamando por supuesto mi atención y dejando en mi mente la pregunta de: "¿Ganarán tan bien estos de gobierno para que solo con su sueldo puedan adquirir vehículos de esta envergadura?".

El nepotismo, el exceso de personal, los puestos inventados, dan pie a complicidades que hacen que el gobierno en turno parezca una "fábrica de ricos" y que veamos con tristeza (y rabia), que al final algunos exfuncionarios y su parentela, gocen de las mieles de los jugosos negocios que pudieron hacer durante su permanencia en el poder, no sé cuántos de ellos producto de la corrupción, lo que sí sé, es que sin lugar a dudas fueron nuestros impuestos los que en gran medida los auspiciaron, que pase un excelente fin.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.