• Regístrate
Estás leyendo: Al segundo día de las elecciones
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 04:17 Hoy

Columna de Sarkis Mikel Jeitani

Al segundo día de las elecciones

Sarkis Mikel Jeitani

Publicidad
Publicidad

Al segundo día de las elecciones, cuando los ánimos de todos se han relajado, a más de uno todavía no le ha caído el veinte, algunos más están reconciliándose con los resultados mientras otros están en situación de serenarse, desechar la confrontación o privilegiar los resultados. Cualquiera que haya sido la forma en que se presentaron los resultados, este proceso electoral afianzó al sistema de la llamada democracia en México, aunado a que dio valor a los derechos y deberes de los ciudadanos.

Sin embargo, no faltará quien aun representando la minoría, más bien con poca presencia de su capital político, pueda causar un desorden social por no respetar a plenitud el voto de los electores y como siempre en su forma anarquistas que desechen los resultados acusando como siempre que hubo fraude, compra de votos y sobre todo expresar su inconformidad por las agresiones que ocurrieron durante las campañas que al día de hoy dejaron consecuencias en el voto.

No hay duda alguna que van a salir a flote violaciones a las garantías de seguridad contra los políticos ciudadanos, lo cual generó más de 134 asesinatos, así como tampoco van a dejar de hablar sobre los motivos de la derrota de sus candidatos proveniente de la guerra sucia y los golpes bajos que ha roto acuerdos y de cumplirlos, lo más sano es escuchar y respetar a todas las opiniones, mientras no rebase el límite de daños a la paz social o lleguen al grado de poner en riesgo el derecho de terceros.

Prevalece la esperanza que hoy lunes, segundo día de la elección, se acepten con serenidad los resultados y todos regresen a trabajar y a convivir en paz, dejando atrás todos lo ocurrido durante las campañas con efectos malos y buenos, siendo solo un registro dentro de su trayectoria.

Lamentablemente, los actores políticos quienes no tuvieron la suerte de ganar, no van a aceptar los resultados; seguramente se irán a los tribunales, habrá demandas de todo tipo y acusaciones. Muchos casos se resolverán en los tribunales electorales de los estados y en el tribunal federal electoral y aun así, no aceptarán los fallos.

Por lo anterior se pueden desbordar las pasiones con todos los indicadores de los gobernantes en turno que están apostando que no pasa nada; sin embargo, se vislumbra violencia poselectoral porque el gobierno no cuenta con el aparato suficiente para dar garantía de una paz social y seguridad a los ciudadanos. Si algo queda claro, es que la formación ciudadana es la tarea más urgente. Este tiempo suplanta a la tolerancia y pensar que la democracia es la equidad en la participación y quien más participa tiene más posibilidad de ejercer el poder y más aún tener la probabilidad de gestionar así como cuestionar el desarrollo del sistema de gobernar mientras el que rompa este sistema, no podrán incorporarse en el camino del desarrollo democrático de cualquier régimen.

Eso es evidente, aunado a que puede transformarse en un elemento negativo contra toda la ciudadanía, por esta razón se debe prestar atención a los problemas a los que enfrentan tras los resultados electorales. Así, el único ganador será el incremento de la violencia, el hartazgo y el alejar aún más a la ciudadanía de los políticos y sus partidos para así perder la posibilidad de una alternativa que se ha visto considerablemente fortalecida por la continuación del sistema democrático.

Esta elección reveló profundas divisiones dentro del electorado, algunas de estas divisiones son razonables y otras no deseables, pero lo visto es que la ciudadanía cree en la democracia que le ha costado mucho lograrla, no van a permitir a nadie de estas divisiones que frenen su progreso.

colegiolibredehidalgo@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.