• Regístrate
Estás leyendo: La república amorosa según AMLO
Comparte esta noticia

Columna de Sara S. Pozos Bravo

La república amorosa según AMLO

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

El 6 de diciembre de 2011, La Jornada publicó un texto signado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), titulado “Fundamentos para una república amorosa”. Ahí expone AMLO su “… propuesta para lograr el renacimiento de México…”, sustentada en los valores, convicciones y hasta en la fe del mexicano. En este documento escribió: “[…] Una persona sin apego a una doctrina o a un código de valores, no necesariamente logra la felicidad. Inclusive, en algunos casos, el triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole, conduce a una vida vacía y deshumanizada.”

Pero el tema fundamental del texto es la propuesta de fortalecer los valores morales. Para AMLO, lo material es importante, pero no basta. Centrar su gobierno en el tema de los valores –y a partir de éstos- el desequilibrio existente entre el individualismo dominante y los valores orientados a hacer el bien en pro de todos comenzará a revertirse. Abordar la forma de gobierno y sentar sus bases en los valores morales es, para AMLO, ir al fondo del problema. En sus propias palabras: “Tenemos que convencer y persuadir que si no buscamos alcanzar un ideal moral, no se podrá transformar a México. Sólo así podremos hacer frente a la mancha negra de individualismo, codicia y odio que se viene extendiendo cada vez más y que nos ha llevado a la degradación progresiva como sociedad y como nación.”

Para profundar en su reflexión, AMLO expone en el documento citado que el fin último de todo gobierno es “lograr el amor, hacer el bien, porque en ello está la verdadera felicidad. Cita, para justificar su propuesta, la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica, la Constitución francesa o la de Apatzingán de 1814. Y de pronto, en el texto, AMLO comienza a hablar sobre valores espirituales basado en el documento de Alfonso Reyes, “Cartilla Moral”. “Dice que el bien no sólo es obligatorio para el creyente, sino para todos los hombres en general. El bien no sólo se funda en una recompensa que el religioso espera recibir en el cielo. Se funda también en razones que pertenecen a este mundo. Luego entonces, el propósito es contribuir en la formación de mujeres y hombres buenos y felices, con la premisa de que ser bueno es el único modo de ser dichoso. El que tiene la conciencia tranquila duerme bien, vive contento. Debemos insistir en que hacer el bien es el principal de nuestros deberes morales. El bien es una cuestión de amor y de respeto a lo que es bueno para todos. Además, la felicidad no se logra acumulando riquezas, títulos o fama, sino estando bien con nuestra conciencia, con nosotros mismos y con el prójimo”.

En resumen, AMLO justifica su filosofía de gobierno en los valores religiosos, visualizando un repaso de la crisis y corrupción que vive en el país, para transformar las acciones de un gobierno basados en un código del bien. En este ejercicio, la variable de la alianza política con Encuentro Social destruye todos sus argumentos al más puro estilo de la política de alianzas que se lleva a cabo en este país. Tema, por cierto, que analizaremos la siguiente semana.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.