• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 04:05 Hoy

Columna de Sara S. Pozos Bravo

Diálogo interreligioso

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

Primera de dos partes

Algunos creen que la propuesta de dialogar con las religiones es buena y debe ser bien recibida. Este tema me hizo recordar cuando en evento en la Universidad de Guadalajara alguien me preguntó que qué opinaba sobre el diálogo interreligioso. Sin duda alguna, debemos de plantearnos para la reflexión y el análisis por qué no dialogar –o por qué sí- con las iglesias; trastoca ese diálogo las relaciones iglesias-Estado en México. Una propuesta así ¿atentaría contra el Estado laico? Empecemos por conocer el origen del diálogo interreligioso y cómo una estrategia global se traduce en políticas públicas.

El diálogo interreligioso, tanto como el ecumenismo, es una apuesta de la iglesia Católica. Dentro de la burocracia del Vaticano, la iglesia Católica estableció el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, desde los tiempos del Concilio Vaticano II, pero la oficina como tal cambió su nombre, en 1988. Este Consejo recibió de Juan Pablo II su objetivo: “… promover y regular las relaciones con miembros y grupos de religiones que no estén incluidas bajo el nombre de cristianas y con aquellos que, de alguna manera, muestran un sentido religioso. Existe hoy, en el ámbito del Consejo, la Comisión para las Relaciones Religiosas con los Musulmanes (…). “La Comisión fue instituida por Pablo VI en 1974, como una oficina diferente, pero relacionada con el entonces Secretariado para los no Cristianos. Su objetivo era estimular las relaciones religiosas entre musulmanes y católicos, y estaba abierta a la posible colaboración de otros cristianos. El Consejo también estudia las sectas y los nuevos movimientos religiosos y participa en reuniones con miembros de otras denominaciones cristianas para tratar estos temas. Las últimas reuniones de este tipo fueron promovidas por la Alianza Mundial de las Iglesias Reformadas en colaboración con la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

El origen de esta estrategia es católico, pero sin el brazo de la política su implementación parecía imposible. Así que, a principios de 1992, la iglesia Católica y la iglesia judía en México presentaron ante la Secretaría de Gobernación la propuesta para crear el Consejo Interreligioso de México, con la finalidad de establecer un puente entre las Iglesias y el Estado que, para esos años, modificaba el marco normativo de las relaciones entre ambos entes. Tomó varios años acordar y tramitar ante las instancias correspondientes de gobierno, la integración formal del Consejo Interreligioso de México, AC (CIM) y fue hasta el 28 de febrero de 1995 que se cumplió el protocolo de la Escritura Pública 53 588, en que el Consejo se constituye como asociación civil.

A partir de este momento, el Estado dejó de garantizar la igualdad jurídica de las iglesias y privilegió el diálogo entre éste y el Consejo, porque dejó fuera a todas las iglesias que no se sumaron al Consejo. En la siguiente entrega explicaré cómo el Consejo ha influido en el diseño de políticas públicas de derecha, legitimadas bajo el Estado mexicano y, con ello, ha violentado el principio de igualdad jurídica y laicidad.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.